El equipo de competición InMotion, formado por estudiantes y apoyado por Kumho, consiguió un nuevo récord con un vehículo eléctrico en el circuito holandés de Zandvoort, estableciendo la nueva marca en 1:48.371 minutos.

El monoplaza IM/e, equipado con los neumáticos de competición Kumho ECSTA, batió la anterior vuelta rápida del circuito en 16 segundos. Este neumático slick de competición, disponible en medidas entre las 13 y 19 pulgadas de diámetro, es uno de los que suministra Kumho en la emblemática prueba del Zandvoort Masters.

El equipo InMotion ha trabajado duramente durante 18 meses para hacer realidad su objetivo. Gracias a este récord conseguido en el Circuito Zandvoort, sobre una distancia de 4,32 kilómetros, el monoplaza IM/e es, probablemente, el vehículo de competición 100% eléctrico más rápido del mundo. Después de los excelentes tests realizados a principios de año por la piloto holandesa Beitske Visser, finalmente se ha logrado el objetivo de batir el récord. Toda la experiencia conseguida con el desarrollo del monoplaza eléctrico IM/e se trasladará a un futuro turismo híbrido.

La ambición de este joven equipo de carreras es un excelente punto de partida para participar en la categoría Garage 56 para innovaciones técnicas en la legendaria carrera de las 24 Horas de Le Mans. En ese camino, el equipo InMotion y Kumho tienen una cita previa para conseguir el récord de un vehículo de competición eléctrico en Nürburgring. En la actualidad, es de 6:11.13 minutos, logrado por Stefan Bellof en 1983,sobre los 20,8 km que componen el recorrido norte del circuito.