La planta de Bridgestone en Puente San Miguel ha puesto en marcha un programa de carácter anual, pionero en la corporación, para la detección precoz de cáncer de mama entre sus mujeres trabajadoras de 40 años o más o con antecedentes familiares.

Las pruebas se realizan en la Unidad de Patología Mamaria del hospital Marqués de Valdecilla, con el que se ha llegado a un acuerdo de colaboración, y consisten en la realización de mamografías que permiten detectar lesiones en el seno, hasta dos años antes de que sean palpables, y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos.

El Servicio Médico de Bridgestone considera que la detección temprana es actualmente la herramienta más efectiva para lograr la reducción de la mortalidad generada por el cáncer de mama. El tratamiento temprano puede disminuir la complejidad de las terapéuticas aplicadas. Si el cáncer se detecta en estadios iniciales, la terapia tiene más posibilidades de éxito.

La compañía se muestra muy concienciada con la salud de sus trabajadores, no en vano, dispone en la tres plantas de fabricación españolas con centros médicos en los que se realizan diversas pruebas, como la detección de tumores de colon, riñón, próstata y vejiga y ecografías de tiroides, entre otras.