En la investigación de usos alternativos de neumáticos fuera de uso, la producción de filamentos para la impresión 3D ofrece cualidades similares al producto original en cuanto resistencia y flexibilidad. Así, a partir del caucho contenido en los NFU, se reducen criogénicamente hasta obtener un polvo micronizado que ofrece muchas aplicaciones para la industria de la construcción, como muebles de exterior, paneles para componentes de edificios exteriores, con fines acústicos y de amortiguación de sonido.

Como ejemplo y primer paso, la empresa Emerging Objects ha desarrollado Rubber Pouff, un puf impreso en ocho partes que se adhieren para formarlo que puede usarse como asiento bajo, taburete o un objeto decorativo.

Por su parte, TreeD, productor italiano de filamentos para la impresión 3D, a través de su nuevo material denominado Pneumatique, y la empresa suiza Tire Recycling Solutions (TRS) también están aplicando esta tecnología a una amplia gama de productos, incluyendo la impresión 3D de pequeños neumáticos para coches teledirigidos o prototipos de vehículos.

Gracias al acabado mate del filamento y su profundo color negro grisáceo, así como a su textura ligeramente rugosa y antiadherente, el resultado final es una fiel réplica de los auténticos neumáticos de cualquier coche. Así se da respuesta a la demanda de los fabricantes y usuarios finales que buscan introducir soluciones sostenibles o ecológicas en este sector.

Estas aplicaciones alternativas representan un ahorro de 20 kWh energía y 40% emisiones CO2 por cada kilo de goma micronizada de neumáticos usados

TNU continúa con su campaña de información y concienciación sobre el reciclaje y tratamiento de los neumáticos usados. Bajo el título "¿Sabías qué…?", pone en conocimiento del gran público todo aquello que hay detrás del proceso de reciclado de los neumáticos fuera de uso y cómo se transforman en las muy diversas aplicaciones que tienen en nuestra vida diaria.

A través de sencillas equivalencias, TNU muestra de forma didáctica y directa qué se hace con ellos una vez quedan fuera de uso y en qué son reciclados, como césped artificial, pistas de atletismo, losetas, carreteras más seguras con base de goma, etc. o lo más ecológico, como es reciclarlos en nuevos neumáticos. Además, hace hincapié en las ventajas medioambientales que representa darles una segunda vida, tanto en ahorro de emisiones de CO2 a la atmósfera como consumo de petróleo.