La Asociación Española de Neumáticos Reciclados (AER), a través de su secretario general, Pedro Espinosa, ha enviado un escrito al diario "El Norte de Castilla", en referencia a un reportaje publicado el pasado 9 de noviembre bajo el titulo de "La venta de neumáticos usados se dispara", donde, según los responsables de la asociación "se vierten una serie de falsedades, entendemos no intencionadas, sobre los neumáticos recauchutados", ya que se equiparaba a los neumáticos reciclados con los usados y los fuera de uso.

La AER explica que los neumáticos recauchutados, desde el año 2006, deben cumplir con los reglamentos UN/ECE 108 y 109, según sean de turismo o industriales, "y por lo tanto se trata de un producto industrial que cumple con lo exigido en materia de seguridad y fiabilidad para ser montado en cualquier vehículo, por lo que es del todo falso que los neumáticos recauchutados de turismo sean inseguros o poco fiables".
Además, ningún neumático, sea nuevo o recauchutado, "cuenta con una etiqueta ecológica. No se bebe confundir el etiquetado de neumáticos según reglamento 117, que mide los siguientes tres parámetros: resistencia a la rodadura, adherencia en mojado y ruido. El recauchutado, a día de hoy, no debe cumplir con el reglamento 117, pero proyectos europeos como el Proyecto Retyre están analizando estos tres parámetros en neumáticos recauchutados, obteniéndose cifras similares a los nuevos, por lo que podemos asegurar que la Industria del Recauchutado está consiguiendo neumáticos tan eficientes como los de primera vida".
Asimismo, según Espinosa, estudios realizados en Reino Unido, Estados Unidos y España "demuestran que el neumático recauchutado es mucho más ecológico que el neumático nuevo, ya que en su construcción, al aprovecharse la estructura interna (carcasa), debidamente inspeccionada, necesita mucha menos materia prima para su construcción".
Por su parte, la asociación señala que el uso de neumáticos recauchutados se enmarca en toda la legislación medioambiental europea como fundamental a la hora de minimizar el problema que origina la proliferación de neumáticos fuera de uso, y es pieza básica para que los sistemas integrados de gestión rentabilicen al máximo el correcto tratamiento de los neumáticos. Por este motivo, no es de extrañar que las administraciones españolas correspondientes intenten promocionar y utilizar este tipo de neumático, sin que esto suponga una merma en la seguridad vial por el uso de estos neumáticos. Como ejemplo, en Cataluña el recauchutado se considera un producto ecológico (Distintivo de Garantía de Calidad Ambiental ??" Resolución MAH/4276/2010 de 17 de Diciembre)".
Por otro lado, ningún fabricante europeo, según los acuerdos de Basilea, puede poner en circulación neumáticos que no sean susceptibles de ser recauchutados, "por lo que es falsa la afirmación de que ciertos neumáticos no sean recauchutables", añaden.
Y en cuanto a la seguridad del neumático recauchutado, "desde que están en vigor los reglamentos UN/ECE 108 y 109, anteriormente citados, estos deben cumplir con los mismos parámetros de seguridad y fiabilidad que los neumáticos nuevos, puesto que los ensayos de carga y velocidad son los mismos que los que marcan los reglamentos 30 y 54 para los neumáticos nuevos. Para cumplir con estos parámetros de seguridad el recauchutado tiene limitada la edad de la carcasa, que además sufre una minuciosa inspección, asegurando que un neumático se reconstruye siempre sobre una carcasa segura", apostilla.