TNU continúa con su campaña de información y concienciación sobre el reciclaje y tratamiento de los neumáticos usados. Bajo el título "¿Sabías qué…?", pone en conocimiento del gran público todo aquello que hay detrás del proceso de reciclado de los neumáticos fuera de uso, y cómo se transforman en las muy diversas aplicaciones que tienen en nuestra vida diaria.

Actualmente, una casa española consume de media al año 9.922 kilovatios-hora (kW/h), que equivalen a 0,85 toneladas de petróleo, según datos del IDAE (Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía del Ministerio de Industria). Además, en España se siguen desechando anualmente cerca de 300.000 toneladas de neumáticos fuera de uso que después hay que gestionar.

Ante esta situación, se están desarrollando múltiples métodos para el correcto tratamiento posterior de este residuo, entre ellos un proceso de gasificación, mediante el cual los neumáticos usados se transforman en un gas combustible. Este gas resultante se puede utilizar como combustible para la obtención de energía en motores, turbinas de gas o calderas, resultando una alternativa a la incineración y la pirólisis, ya que reduce un 40% las emisiones de CO2 y un 100% las de CH4, con un mayor poder calorífico y un menor coste por kilovatio generado.

Si se destinasen todos esos neumáticos a dicho fin, se podría dotar de energía suficiente a más de 30.000 hogares durante un año, suponiendo, además del consiguiente ahorro económico, dejar de consumir más de 25.500 toneladas de petróleo. En concreto, TNU destaca que se necesitarían 9,9 toneladas de neumáticos por hogar, resultando una solución eficaz a los neumáticos usados y limpia, ya que no deja prácticamente residuos (sólo cenizas), eco-sostenible y rentable por su máxima eficacia de proceso y mínima inversión.