Los parachoques para muelles de carga son esenciales para prevenir daños y evitar reparaciones costosas en vehículos, muelles y edificios. Estos topes de protección o “bumpers”, que se fabrican a partir del caucho de los neumáticos fuera de uso, son uno de los accesorios más importantes para garantizar el buen estado del muelle y su durabilidad, ya que son los encargados de amortiguar el choque que se produce durante el acoplamiento del camión en el muelle, cuando éste se aproxima para realizar la carga o descarga de la mercancía.

Cada uno de estos parachoques está compuesto al 80% de neumáticos fuera de uso debidamente reciclados para tal fin, llegando a utilizarse en los parachoques más grandes el peso equivalente a dos neumáticos de camión de 60 kg cada uno, según datos aportados por TNU.

La rigidez y flexibilidad del caucho ofrece una firme barrera de protección por su gran capacidad de absorción de energía y resistencia a la intemperie. La fuerza de impacto de un camión haciendo marcha atrás puede variar de 45.000 a 136.000 kg. Los parachoques brindan una defensa duradera y eco sostenible frente a daños y lesiones al absorber aproximadamente el 80% de la fuerza del impacto a medida que el remolque se comprime contra el muelle (fuente Kokeinc.com)

Estos parachoques de muelle se construyen con capas de láminas de goma de neumáticos reciclados cortadas en diagonal, encajonadas a partir de juntas con ángulos de acero estructural de alta resistencia y unidas por una abrazadera de acero. Por todo ello son para TNU "una solución ecológica, económica y duradera para salvaguardar la estructura y edificio de los muelles de carga, el remolque del camión y la salud de los operarios frente a riesgos de accidentes".

Con la campaña divulgativa "¿Sabías que…?”, TNU trabaja en la concienciación de la sociedad, dando a conocer cómo se reciclan y reutilizan estos neumáticos fuera de uso que son recogidos en los diferentes puntos generadores, fomentando así la responsabilidad de cada uno de nosotros con nuestro entorno.