En el trienio 2013-2015, Brembo realizará una inversión total de 115 millones de euros en Estados Unidos y Brasil, para expandir su planta de Detroit y para trasladar la producción desde São Paulo a Santo Antonio de Posse. Esas inversiones están en línea con la estrategia de desarrollo del grupo de fortalecer la capacidad productiva en las áreas en las que los clientes están demandando un mayor volumen de producción y un mejor nivel de servicio.

En Estados Unidos, la inversión será de 83 millones, necesaria para dar servicio a clientes como Chrysler, General Motors y Ford y que permitirá duplicar las ventas de Brembo Norteamérica. En Brasil, los 32 millones de euros se destinarán al traslado a una planta más moderna y a incrementar las ventas de la subsidiaria de la firma en el país carioca.
"La inversión de Brembo en las Américas" -declaró el presidente del Grupo, Alberto Bombassei- "da apoyo a dos áreas importantes que siguen siendo muy dinámicas, y que muestran unas tendencias de mercado positivas, y que están marcadas por un incremento gradual en la demanda de nuestros productos. La empresa debe continuar por el camino de la internacionalización y, en paralelo a estas medidas, continuará el plan de inversiones en mercados en expansión como China, India y Europa del Este, pero también en Italia, donde a pesar de que la crisis de la automoción no muestra signos de inversión de la tendencia, seguimos invirtiendo desde el año 2008 un promedio de 40 millones de euros al año".