El gobierno de Colombia tiene ya preparado un decreto que fomentará la industria automotriz del país. Se trata de un combustible especial para impulsar el crecimiento del sector.

El decreto contempla, entre otras cosas, la eliminación de los aranceles de importación para cerca de los 400 productos que no se fabrican en Colombia y que se utilizan en el ensamblaje de vehículos, tales como bujías, partes para rodamientos, suspensiones y bujes. Podrán entrar al país sin pagar ni un solo peso de impuestos.

Señalar que el beneficio de cero aranceles para esos componentes solo durará un año. El objetivo es que la eliminación temporal de estos impuestos baje los costes de producción de vehículos Renault, Mazda y Chevrolet, que son ensamblados en el país.

El gobierno toma esta decisión debido a que el sector automoción no atraviesa por un buen momento, pues sus ventas cayeron un 13% en el primer semestre del año.