La industria automoción en Uruguay cerró el pasado año con unas excelentes cifras, tras un terrible 2012 en el que Brasil y Argentina bloquearon las importaciones de vehículos uruguayos.

Sin duda, la apertura de los mercados en estos últimos doce meses contribuyó significativamente en el volumen de vehículos y componentes fabricados en Uruguay.

Según datos del diario 'El Observador', en 2013 se exportaron 15.148 vehículos por un valor de 255 millones de dólares (186,5 millones de euros) y recambios por 275 millones (202 millones de euros).

Asimismo, un informe de la Dirección Nacional de Industrias, vaticina que en este año recién estrenado las cifras totales podrían alcanzar los 770 millones de dólares (563 millones de euros), con un crecimiento del 45%.

Sebastián Torres, su máximo responsable, señaló en este sentido que habrá un periodo de transición de dos años. Seguidamente exigirán a las empresas contrapartidas de mayor valor agregado en la fabricación de vehículos, además de una parte de sus ganancias a fondos de investigación y desarrollo.

"Tenemos un borrador y lo estamos ajustando con el Ministerio de Economía. Si alguna empresa no puede cumplir con las nuevas condiciones, quizás pierda uno o dos puntos del 10% del subsidio", advirtió el director de la Dirección Nacional de Industrias.