Bosch, proveedor de tecnología y servicios, tiene el objetivo de simplificar la búsqueda de plazas de aparcamiento, automatizando gradualmente el proceso de estacionamiento.

Dirk Hoheisel, miembro del Consejo de Administración de Robert Bosch GmbH, considera que la movilidad del futuro empieza hoy. Entre los clientes potenciales interesados en la búsqueda de soluciones de aparcamiento de Bosch, se encuentran los fabricantes de automóviles y operadores de aparcamientos, así como ciudades y comunidades de todo el mundo.

No en vano, la compañía ya ha alcanzado importantes logros en esta área, especialmente con sus sistemas de conducción y aparcamiento automatizado; este progreso también está impulsando a Bosch hacia un hito importante que previsiblemente alcanzará en este mismo año.

“En 2016, nuestras ventas en sistemas de asistencia al conductor superarán por primera vez los mil millones de euros”, asegura Hoheisel. A nivel mundial, cerca de 2.500 ingenieros de Bosch - unos 500 más que el año pasado - trabajan en el futuro desarrollo de los sistemas de asistencia al conductor y de conducción automatizada.

Para Bosch, el aparcamiento automatizado comienza en el propio vehículo, pero va mucho más allá. “Al ofrecer servicios inteligentes, Bosch también tiene en cuenta la ardua tarea que supone para los conductores buscar una plaza libre de aparcamiento, con lo que se ahorra tiempo y se reduce el estrés”, asegura Hoheisel. En Alemania, por ejemplo, se necesita un promedio de diez minutos para encontrar una plaza libre de aparcamiento.

Bosch reduce esta búsqueda de dos maneras: una, mediante sensores especiales de ocupación en plazas de aparcamiento o parkings que detectan e informan sobre los espacios disponibles. Y, dos, utiliza los sensores de ultrasonidos - que se están convirtiendo ya en equipamiento estándar en un número creciente de vehículos - y los emplea en la búsqueda de aparcamiento en las calles.

La información se envía a través de la Unidad de Control de Conectividad y se procesa de manera anónima en la nube de Bosch “Bosch IoT Cloud” para generar mapas digitales de las plazas de aparcamiento. Utilizando un proceso inteligente, la firma genera un mapa digital basado en un mapa de calles estándar.

Los conductores pueden acceder a estos mapas, por ejemplo, a través de Internet o mediante el sistema de navegación de su vehículo, y dejarse guiar directamente hasta las zonas con plazas de aparcamiento libres.