La segunda edición del Plan Movea, para el fomento de la movilidad eléctrica, contará con el mismo presupuesto que la pasada edición, 16,8 millones de euros, aunque primero tendrán que aprobarse los Presupuestos Generales del Estado. Según informa el diario Expansión, el plan subvencionará la compra de vehículos eléctricos nuevos y cuadriciclos con siete millones de euros, y cinco millones más se destinarán para la renovación de los vehículos comerciales. El resto del presupuesto irá destinado a la implementación de puntos de recarga.

De acuerdo a Alejandro Cros, subdirector general de Políticas Sectoriales Industriales, que ha participado en el II Foro Nissan de Movilidad Sostenible, las operaciones del Plan Movea se agilizarán y se “podrá disponer del coche en diez días”, eliminándose si la operación tardara más de este tiempo. También se va a permitir a los concesionarios nueve meses, y no seis, para vender el coche de segunda mano.

Alejandro Cros también recordó que el Ministerio de Medio Ambiente ofrece unas ayudas de 150.000 euros y de hasta el 15% de la inversión para la renovación de las flotas a las empresas por vehículos más eficientes. Sólo es necesario que la empresa registre su huella de carbono y publique su plan de CO2.

En cuanto a los puntos de recarga, éstos sólo han crecido un 8%, “un punto débil”, según el responsable. En este sentido, desde el Idae se van a gestionar las subvenciones de entre 2.000 euros y 15.000 euros para puntos de recarga semirrápida y rápida. Igualmente, se incentivará ahora con 1.000 euros al sector terciario (hoteles, parkings, centros comerciales) para que instalen enchufes convencionales de entre 7 y 15 kW.