Las ventas de vehículos durante el recién finalizado mes de abril retornaron a la senda del crecimiento de doble dígito, por encima nuevamente de las 100.000 unidades, concretamente 100.281, y un incremento del 21,2%. Recordemos, por otra parte, que el efecto estacional de la Semana Santa condicionó sobremanera el mes de marzo.

Asimismo, en el primer cuarto del año, el mercado registró un volumen de 385.775 unidades, lo que representa un crecimiento del 10,3%, siendo el mejor cuatrimestre desde el año 2008.

El mejor comportamiento lo muestra el canal de empresa con un incremento del 14,7% y un total de 55.548 unidades. De igual modo, la compra de coches por parte de alquiladores ha crecido en estos dos meses un 2,4% con un total de 53.420 unidades.

Sin duda, las variables que influyen en el comportamiento del consumidor a la hora de comprar coches continúan evolucionando de manera positiva: mayor financiación, descenso progresivo de la tasa de desempleo, el Plan Pive 8 y el esfuerzo comercial constante y permanente de concesionarios y marcas. A esto hay que añadir la mayor renta disponible de los consumidores, gracias por un lado a la reforma fiscal y también al descenso continuado de las cuotas hipotecarias.

Estas cifras del primer cuatrimestre apuntan a un mercado de 1,1 millones de unidades para este ejercicio, tal y como ya comentamos hace unos meses. El consumo sigue siendo el principal indicador de crecimiento económico en España y la marca del mercado de coches es una buena noticia para el consumo y la economía española.

Es importante mantener estos ritmos de crecimiento para avanzar hacia el objetivo potencial del mercado español, pues todavía estamos lejos del mismo.