El Consejo de Ministros anunció hoy que los fondos del Plan Pive 8 que no se consuman en lo que resta de año - se calcula que alrededor de 100 millones de euros - se aprovecharán durante el ejercicio 2016.

Anfac valora de forma positiva esta medida, ya que proporcionará estabilidad al crecimiento del mercado de automóviles, aportará mayor impulso a la economía española y ayudará a rejuvenecer el parque de vehículos, que a día de hoy supera los 11,4 años de antigüedad.

 

El conjunto de los Planes Pives tendrá un impacto en la economía española de más de 10.000 millones de euros, debido a la fuerte capacidad de arrastre del automóvil hacia otros sectores. Además, la recaudación fiscal rondará los 5.000 millones de euros, derivados del Impuesto de Matriculación, IVA y otros tributos relacionados con los seguros, financiación, transporte, etc.

Sin duda, esta iniciativa del Gobierno contribuirá a una mayor dinamización del consumo privado, acercando al mercado al objetivo de vender 1,1 millón de unidades en el año 2016. Hay que seguir incrementando el ritmo de matriculaciones de vehículos, para descender la edad media del parque, y para ello es necesario mantener un mercado por encima de 1,2 ó 1,3 millones de turismos al año.

Por su parte, la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) también considera muy positiva la extensión del Pive 8, que ayudará a reforzar más la recuperación de las ventas de vehículos en España, iniciada desde la puesta en marcha de estos planes de incentivos, que han permitido que el mercado del automóvil acumule 36 meses consecutivos de crecimientos.

Además, de esta manera, se da respuesta a una petición expresa hecha desde Faconauto, que en las últimas semanas había detectado un número de operaciones que no se estaban concretando en matriculaciones por la incertidumbre respecto a si los compradores iban a poder o no acogerse al Pive 8 en las entregas que se realizaran a partir del 31 de diciembre.

Faconauto recuerda asimismo la importancia que han tenido los Pive en la renovación del parque automovilístico nacional, y su efecto de "enganche" en la recuperación del comercio y el consumo, con una clara implicación positiva sobre la recaudación de impuestos por parte de las diferentes Administraciones Públicas.

Las ocho ediciones del PIVE han generado una demanda añadida de 250.000 vehículos. Desde su puesta en marcha, una de cada cuatro ventas se hubiera dejado de realizar sin la intervención de estos planes.

Finalmente, Faconauto considera fundamental y estratégico el apoyo del Gobierno a la adquisición de vehículos movidos con energías alternativas, que se ha concretado, también hoy, con la aprobación del Plan Movea, centrado en los vehículos alternativos.