El candidato a la Presidencia de Ganvam y socio de la organización desde 1972, Lorenzo Vidal de la Peña, ha mantenido una reunión de trabajo con el consejero de Economía del Gobierno de Cantabria, Juan José Sota, para impulsar una reforma del tramo autonómico del impuesto de matriculación vinculado a las emisiones de CO2. Este tramo en la región es superior al de las comunidades limítrofes, lo que, según el candidato, perjudica seriamente a una parte del tejido empresarial que “sostiene el empleo del 18,2% del sector industrial de la Comunidad”.

Vidal de la Peña, presidente de Asecove y de CEOE-Cepyme Cantabria, ha trasladado al consejero una propuesta que busca eliminar estas diferencias con comunidades del entorno que están provocando pérdida de operaciones, pero que va a servir, además, para promover la renovación del parque automovilístico y, con ello, mejorar la seguridad y estimular el crecimiento del sector del automóvil dentro de una política que sirva para fijar la población al territorio.

La propuesta del empresariado regional, canalizada a través de Vidal de la Peña, plantea que en los cinco tramos de impuestos según emisiones, el recargo sea igual a la media española. Actualmente, en tres de ellos, la supera de uno a tres puntos porcentuales.

En el encuentro, en el que también participó Pedro Pérez Eslava, director de la Agencia de Administración Tributaria, Vidal de la Peña ha trasladado al Gobierno de Cantabria la situación del sector, su aportación al PIB regional, así como al empleo desde el punto de vista de la fabricación, distribución o reparación, que se encuentra regulado por los convenios colectivos del sector del metal en base al cumplimiento de todo tipo de normativas de seguridad y salud laboral con políticas activas de formación continua.

A lo largo de estas semanas, el candidato a la Presidencia de Ganvam se ha entrevistado con los representantes de los distintos sectores integrados en la entidad, así como con los máximos representantes de Cepyme, Antonio Garamendi, y de CEOE España, Juan Rosell, quien han reconocido su capacidad de interlocución, en el caso del máximo representante de los empresarios españoles.