Dos meses después de que Conepa enviara un documento a las autoridades europeas y españolas, acompañado por las adhesiones de casi 5.000 talleres, para pedirles que tuvieran en cuenta a las pequeñas empresas vinculadas a la posventa en la futura regulación del sector del automóvil (Reglamento sobre homologación y control de la misma durante su vida útil, COM (2016) 31, y otras), la Comisión Europea y el Europarlamento han contactado con la Federación Española para informar del seguimiento dado a sus expedientes.

La Comisión ratifica, por un lado, su objetivo de adaptar el marco jurídico a la evolución tecnológica e impedir un uso abusivo de la norma cuando ésta suponga trabas al funcionamiento de las pequeñas empresas y del libre mercado. Y, por otro, informa de su objetivo en garantizar la libertad de elección de los consumidores europeos y la competencia activa a la hora de llevar sus vehículos al taller. Ambos conceptos son calificados de “dos prioridades fundamentales” para la institución.

En ese contexto, la Comisión se manifiesta dispuesta a implementar las conclusiones del informe presentado en octubre de 2014 al Parlamento Europeo y al Consejo sobre la situación de la reparación y mantenimiento de vehículos en Europa, elaborado a partir de un estudio de la consultora Ricardo-AEA y en el que se ponían de manifiesto las dificultades de los talleres para acceder a determinada información necesaria para reparar en los diferentes mercados europeos.

La Comisión Europea actuará en la creación de nuevos estándares (CEN/ISO) para que se utilicen unos procedimientos de actuación determinados y uniformes en la puesta a disposición y el acceso a la información técnica por parte de todos los operadores. Eso incluye también un nuevo esquema para el acceso a la información relativa a los sistemas de seguridad de los vehículos (SERMI), con el fin de hacerlo accesible a cualquier taller que lo desee y cumpla unos requisitos determinados para garantizar que dicha información crítica se utilice con la máxima responsabilidad.

También se procederá a la actualización de los requisitos técnicos relativos al conector OBD e incorporación de nuevos dispositivos que, con las innovaciones tecnológicas, permitan a los vehículos transmitir información de mantenimiento y diagnósticos a través de redes inalámbricas como, por ejemplo, para dar soporte al diagnóstico remoto (en el vehículo conectado).

Por su parte, el Parlamento Europeo convertirá en público el documento de Conepa y su Comisión de Peticiones lo estudiará y responderá por escrito. Por su parte, la Comisión de Mercado Interior y Protección al Consumidor (Imco), encargada del seguimiento del Reglamento, ya votó y adoptó el pasado 23 de enero las medidas apoyadas por Afcar Europa y Afcar España, grupos de trabajo con los que colabora Conepa en este importante asunto para el sector de la posventa. El pleno del Parlamento Europeo votará en los próximos meses la aprobación del futuro reglamento.