Ganvam, Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, considera que la decisión del Gobierno de extender hasta mediados de 2016 la dotación sobrante del Plan Pive 8 permitirá un crecimiento de las ventas de coches de hasta el 9% el próximo año.

Este dato supone que el mercado se sitúe en el entorno de las 1.120.000 unidades y acercarse ya a la situación natural de nuestro país que, por su nivel de población y renta per cápita, está fijada en los 1,2 millones de unidades al año.

 

De esta forma, los vendedores, que salieron al paso de la aprobación de la prórroga anunciada en Consejo de Ministros, reconocieron el papel que las sucesivas ediciones del Plan Pive ha tenido en la recuperación de la demanda y ligaron la salud del sector automoción al programa de incentivos que permitirá romper la barrera psicológica del millón de unidades este año, con un aumento del 20,5%.

Para los vendedores, si bien es cierto que los primeros síntomas de recuperación económica han tenido un efecto directo en la mejora de la demanda, lo cierto es que los planes de incentivo a la compra siguen actuando como dinamizadores del consumo, al menos hasta que fluya por completo el crédito, en un mercado en el que ocho de cada diez operaciones precisan de financiación.

En la actualidad, el crédito al consumo en España es el más caro de la zona Euro pues, según datos del Banco Central Europeo (BCE), su precio está cuatro puntos porcentuales más alto que la media.

Asimismo, reconocieron que es precisamente el impulso de los planes de incentivo el que ha ayudado a recuperar los números negros en las cuentas de resultados de las redes de distribución, que incrementaron ligeramente su rentabilidad en el primer semestre.

Concretamente, el resultado de los concesionarios se situó en el 1,4%, frente al 0,7% de un año antes, gracias al buen comportamiento del área de ventas, que aportó al resultado global un 52%, seis puntos más que hace un año.