Los grupos motores aeronáuticos de Austro Engine se entregarán a partir de ahora con aceite Liqui Moly. Sumamente orgulloso en ese sentido se mostró Peter Baumann, director de marketing de la firma germana, al señalar que “han abierto de par en par las puertas a un área de negocios nueva”.

Remarcar, por otro lado, que la fuente principal de Liqui Moly son los automóviles, siendo ahí donde la compañía obtiene el grueso de su volumen de negocios con aceites de motor y aditivos, admás de con productos de cuidado y mantenimiento.

Sin embargo, la experiencia acumulado a lo largo de medio siglo se ha vertido ahora en una línea de productos propia para aviones de la aviación general, una gama que salió al mercado hace un año.

Austro Engine y Liqui Moly anunciaron su colaboración en la feria de muestras Aero. El fabricante de motores eligió a la firma alemana por dos motivos: un aceite de motor de extraordinario rendimiento y el estrecho contacto con el departamento de investigación del fabricante de aceites. Con el fin de obtener el aceite ideal para los grupos motores, se establecieron sus características y prestaciones conjuntamente.

Los grupos motores de Austro Engine se basan en un motor diésel de dos litros de Mercedes. La tecnología diésel sigue siendo una novedad en la aviación. Una de las mayores ventajas de los motores diésel es su doble vertiente en el ahorro.

Por un lado, consumen menos que los motores de gasolina y, por otro, pueden funcionar también con queroseno, como los aviones de turbinas, carburante más económico que la gasolina especial para motores aeronáuticos.

Además, el medio ambiente sale ganando ya que este carburante no contiene plomo, lo que no ocurre con la gasolina de aviación convencional. Por ello, en estos momentos los motores diésel son el área de innovación por excelencia en los motores aeronáuticos de pistón.