Una de las principales preocupaciones de todo jefe de taller es la referente a la seguridad de sus trabajadores y el uso de los denominados equipos de protección individual (EPI), indica Loctite en un artículo que les adjuntamos.

Durante el año 2015 se produjeron un total de 479.577 bajas en el trabajo, de las cuales 59.329 pertenecieron a profesionales del taller.

Según enuncia la Unión Europea en la Directiva 89/686CEE, se entiende por equipo de protección individual cualquiera que esté destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para protegerse de los riesgos que puedan amenazar su seguridad o su salud en el trabajo, así como cualquier complemento destinado a tal fin.