Los concesionarios de los Estados Unidos siguen en un buen momento, con récord histórico en las matriculaciones y favorecidos por una situación económica muy favorable.

Así, según datos de la NADA, patronal de los concesionarios estadounidenses, las empresas ganaron de media 1,1 millones de dólares en 2015 (cerca de 900.000 euros), una cifra netamente superior a la del pasado año y con una viviendo un momento dulce. Impulsados por cifras de matriculaciones históricas y por una rentabilidad media del 3%.

La marca más vendida el año pasado volvió a ser Ford, con un porcentaje del mercado del 14,3%. Le siguieron Chevrolet (12,2%) y Toyota (12%).

Por fabricantes, sin embargo, General Motors volvió a ocupar el primer puesto, con un porcentaje en el mercado del 17,6%. Por detrás, Ford (14,9%) y Toyota (14,3%).

En este ambiente de euforia, los concesionarios han calificado de nuevo sus relaciones con las marcas que comercializan. La más valorada por los vendedores fue Lexus, por delante de Toyota y Subaru.