Los talleres mecánicos irregulares se han reducido, desde la etapa de la recuperación económica, un 50%, según ha declarado el gerente de la Asociación Provincial de Talleres y Automoción de Córdoba (Atradeco), José Manuel Rodríguez-Carretero, durante la firma del convenio colectivo del metal 2017-2018. Durante la crisis este foco de economía sumergida se situaba en un 30% del total de negocios, una cifra que se ha reducido al 15%, según publica El Día de Córdoba. La irregularidad iría desde aquellos talleres sin papeles hasta aquellos que registran ciertos incumplimientos.

Acabar con esta economía sumergida, de manera que se dote de garantía a aquellos que cumplen, a los trabajadores y también a los consumidores, es el principal objetivo del convenio. En palabras de Rodríguez-Carretero, “los empresarios somos los primeros interesados en que se aplique el convenio para que no se den casos de competencia desleal. Generar transparencia en el mercado favorece a todo el mundo”. Además, el gerente añadió que los empresarios están en continua relación con la Administración para remitir actividades irregularidades, e insta a un mayor esfuerzo en derivar “más denuncias” para que “los técnicos de trabajo comprueben” si de verdad existe esa ilegalidad.

Por su parte, los sindicatos CC.OO y UGT, también firmantes del convenio, coinciden en esta línea. El secretario de Acción Sindical de la Federación de Industria de CC.OO Córdoba, Agustín Jiménez, afirmó que desde los sindicatos estarán atentos para que “no haya coacciones a los trabajadores”. Su homólogo en UGT, Antonio Lopera, centró sus críticas en las empresas multiservicios “que están creciendo” y “rompen los convenios”, recordando también que los trabajadores se ven doblemente afectados por los talleres ilegales: por un lado, los empleados de no están dados de alta y, por otro, a los que desempeñan sus funciones dentro de la regularidad no les beneficia que existan los primeros.