Pirelli ha completado la primera fase de prueba del Cyber Fleet: el sistema que transmite información a conductores y gestores de flota, en tiempo real, a través de sensores electrónicos y telemetría. El Cyber Fleet optimiza los costes de mantenimiento de las flotas de transporte, a través de medidas que fomentan el ahorro de combustible (una correcta presión reduce la resistencia a la rodadura), ahorrando también en costes de personal, en lo relativo al mantenimiento de los neumáticos y la revisión de presiones. Al mismo tiempo, se garantiza el desgaste regular de los neumáticos, mejorando así la durabilidad de los mismos.

Las pruebas desarrolladas hasta este momento han demostrado que el Cyber Fleet permite un ahorro de hasta 1.000 euros por año y vehículo. Este sistema también permite el cálculo de la eficiencia de cada vehículo, gracias a la información que ofrece el software de Telogis, e identifica las anomalías en la presión de los neumáticos, permitiendo calcular fácilmente el retorno de inversión que supone la instalación del sistema.

Los estudios han demostrado que la inversión requerida para la implantación del Cyber Fleet se recupera completamente en seis meses de uso, sin mencionar las ventajas añadidas en seguridad que ofrece el sistema. Dichos tests, desarrollados en grandes flotas municipales privadas para el transporte de mercancías y personas, se iniciaron en abril y aún siguen en marcha. Entre los vehículos utilizados se encuentran: 13 vehículos de transporte pesado, tres autobuses, tres autocares, dos vehículos industriales, dos camiones de basura y dos camiones normales, todos equipados con sensores en sus neumáticos Pirelli. Hasta este momento, han cubierto 20.000 kilómetros. Este sistema estará disponible a finales de 2012 en toda Europa.

¿Cómo funciona el Cyber Fleet? El departamento de I D de Pirelli, junto con Schrader Electronics, ha creado un sensor electrónico capaz de monitorizar todos los parámetros importantes de un neumático. Conocido como TMS (siglas en inglés de Sensor Montado en Neumático), este dispositivo se sitúa en el interior del neumático para identificarlo y recopilar los datos relativos a la presión y la temperatura; información que se transmite, en tiempo real, al conductor y al gestor de la flota. Toda la flota puede, de ese modo, anticipar el rendimiento y los cambios necesarios para garantizar una óptima seguridad en cada vehículo.

La responsabilidad de controlar la información no es tan sólo del conductor, sino del gestor de la flota, que puede asegurar la movilidad de los vehículos de forma remota. Gracias al Cyber Fleet, todos los usuarios pueden asegurarse de que la presión es correcta y constante, algo vital para optimizar el consumo de combustible, maximizando la durabilidad de cada cubierta. Asimismo, pueden planearse las revisiones de desgaste, registrando la distancia recorrida por cada neumático de forma detallada, algo que mejora el nivel de seguridad.