El mes de agosto se saldó con unas ventas de 130.966 vehículos de ocasión, lo que supuso un aumento del 15,26% sobre el mismo mes de 2015, arrojando un incremento del 7,96% en lo que va de año, hasta 1.158.678 unidades. El pasado mes se recuperó la senda alcista en las ventas del mercado de usados, tras el descenso de un 2,4% en julio.

A pesar de lo positivo del dato, la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove) matiza que el aumento registrado en agosto se centró principalmente en las ventas de los coches más viejos. De hecho, analizando el comportamiento por segmentos de antigüedad se observan “varias realidades preocupantes”, en opinión de Ancove, como el fuerte aumento en las ventas de los turismos y todo terrenos de más de diez años, un 23,13%, frente a un incremento del 13,83% en los de 0-5 años y un descenso del 2,1% en los de 6-10 años.

La asociación también llama la atención del incremento en la demanda de los más viejos, que alcanzaron en agosto el 57,55% del total de todas las compras de VO, tres puntos más que en la media de los ocho primeros meses del año. Pero, además, este mayor peso de los ventas de coches más viejos lleva aparejado el aumento de las ventas por parte de los particulares, que en agosto fueron responsables del 48,15% de las ventas, dos puntos por encima de la media de lo que va de año. Un porcentaje que se eleva al 66,86% en el caso de los turismos de más de diez años.

“Los turismos de más de diez años supusieron cerca de seis de cada diez unidades vendidas el pasado mes de agosto. Desde Ancove consideramos que este fuerte repunte de los modelos más antiguos puede estar debido al fin del Plan PIVE. Muchos propietarios, en vez de achatarrar estos coches, los mantienen en circulación, lo que supone un riesgo para la seguridad vial. Además, una buena parte de estas unidades más antiguas, casi siete de cada diez, son comercializadas en el canal de venta de privados que, en muchísimas ocasiones, oculta a falsos profesionales que se hacen pasar por particulares para no tener que pagar impuestos y hurtar a los compradores el derecho a la garantía que sí deben ofrecer los comerciantes legales de vehículos”, declara Elías Iglesias, presidente de Ancove.

Ante la falta de incentivos para achatarrar, Ancove considera “inevitable” que aumente el peso de los coches de más de diez años en el mercado de VO, con el consiguiente riesgo para los conductores y acompañantes, según la asociación, “especialmente en los vendidos por los falsos profesionales que, en numerosas ocasiones, ni no han pasado ninguna revisión antes de su venta, e incluso, ni siquiera han pasado los controles reglamentarios de la ITV”.

El incremento de las ventas de VO ha ocasionado que las exportaciones desde el mercado español hacia otros mercados haya tenido un comportamiento prácticamente plano, con un incremento del 0,67% respecto al mismo mes de 2015 y del 7,64% en lo que va de año. Por el contrario, las importaciones realizadas para cubrir la escasez de unidades en el mercado de VO español crecieron en agosto un 20,37%, muy por encima de las ventas del mercado (15,37%), y supusieron 3,5 de cada 100 coches vendidos en agosto. En los ocho primeros meses, las importaciones han subido un 27% respecto al mismo periodo del ejercicio pasado.