El pasado junio se demandaron en España 86.993 coches de segunda mano con más de 10 años de antigüedad, un 20% más que hace un año. De ellos, 58.229 fueron transacciones entre particulares, con un espectacular crecimiento del 1.277% respecto a doce meses atrás. En conjunto se vendieron 164.983 turismos y todo terrenos de segunda mano (52,7% de más de 10 años) con un incremento del 17,8% sobre el mismo mes del pasado año. En el primer semestre, las ventas de VO se sitúan en 894.252 (52,9% de más de 10 años), lo que implica un 9,30% más que en el mismo periodo de 2015.

Desde la Asociación Nacional de Comerciante de Vehículos (Ancove) resulta especialmente preocupante el repunte del mercado de vehículos de más de 10 años de antigüedad en manos de particulares. “En muchos casos, estas operaciones ocultan seudoprofesionales que se dedican a la compraventa callejera, en un mercado donde el comprador carece de derechos de garantía (los comerciantes legales están obligados a dar una garantía en las condiciones que marca la ley de los consumidores y Ancove pone a disposición de sus asociados un seguro de responsabilidad civil para cubrir dichos percances), pero además es frecuente que se encuentren con numerosas irregularidades, incluidos embargos, multas y otras cargas pendientes y en muchas ocasiones sin tener pasada la ITV”, señalan.

“Este verano se han puesto en circulación en las carreteras españolas casi 60.000 coches cuyas condiciones de seguridad no están demostradas, poniendo en riesgo la salud de los compradores y sus familiares, pero también la de otros muchos conductores. Sus vendedores, personas e incluso pequeñas organizaciones, se hacen pasar por particulares, cuando la realidad es que se dedican al negocio de la compra-venta callejera. Sin embargo, estos coches no han pasado una revisión mínima, como sucede en el caso de los vehículos adquiridos en un comercio regulado y legal. Se trata de una lacra que afecta a la seguridad vial, pero también a los niveles de contaminación, pues la mayoría de estos vehículos además de antiguos, suelen estar en estado calamitoso. Sin embargo, los coches de más antigüedad adquiridos en comercios han sido revisados técnicamente antes de su venta y cumplen con los requisitos legales”, declara Elías Iglesias, presidente de Ancove.

Un mes más, las ventas de VO están por debajo de su potencial y continúa el déficit de vehículos en el mercado que en junio fue de 13.332 y acumula un desfase en lo que va de año de 17.290 unidades. En junio se importaron 5.517 vehículos, un 25,2% respecto al mismo mes del año anterior, sumando en el primer trimestre 29.219, un 33,1% más sobre el mismo periodo de 2015.

En junio se vendieron 1,23 vehículos de ocasión (VO) por cada 1 nuevo, reduciendo el ratio de mayo que se situó en 1,53, una rebaja que se ha producido por el fuerte crecimiento de las ventas de los VO en junio, especialmente los de más antigüedad. En lo que va de año, el ratio se coloca en el 1,41.

En junio, los modelos más vendidos de VO a nivel nacional fueron el Seat Ibiza (5.781), el Volkswagen Golf (4.858) y el Renault Megane (4.798). No obstante, los crecimientos de las ventas y los modelos más demandados fueron dispares analizados por comunidades y provincias, medido en términos de VO oferta, no como VO demanda, ratios utilizados para determinar el déficit de vehículos en el mercado.

En valores absolutos, Madrid fue la provincia donde se registró un mayor número de VO demanda, 22.069 unidades (sobre un total de 151.651 en el conjunto de España), seguido de Barcelona, con 16.404 y Valencia con 7.310 turismos y todo terrenos vendidos en junio.

Sin embargo, en términos de crecimiento Toledo despuntó un mes más con un crecimiento del 63% y unas ventas de 3.319 unidades; en segundo lugar se colocó Soria, con un aumento del 26,5% pero tan solo 248 ventas y en tercer lugar, Madrid, que con las 22.069 compras creció un 24,5% respecto al mismo mes del año anterior.