Desde el Blog Ruta 401 de Loctite ofrecen algunos consejos para realizar un tratamiento completo de pulido y recomendar una serie de productos que garantizan un mejor acabado.

1. Limpiar la zona afectada con el potente TerosonVR 20.

2. Lijar la pieza para eliminar defectos superficiales. Se recomienda ir disminuyendo progresivamente el tamaño de los granos de la lija. Empezar con lijas de granos más gruesos y pasar luego a lijas más finas (lijas de grano P2000, por ejemplo). Algunos pulimentos de corte rápido, como Teroson WX 159, pueden eliminar marcas de lijado con un grano P1500.

3. Limpiar de nuevo la superficie con Teroson VR 20.

4. Aplicar el tratamiento de restauración con el pulimento de corte rápido. Lo ideal es trabajar por etapas que no duren más de 45 segundos, para no sobrecalentar la pasta o la chapa. Aplicar el pulimento con máquinas rotativas u orbitales y siempre con la boina Teroson indicada para cada uno. Iniciar el proceso de aplicación con la máquina a bajas revoluciones para extender bien el material. Una vez hecho esto, ir subiendo la potencia de forma progresiva para pulir la chapa de forma adecuada.

5. Retirar los restos con un paño de microfibras, como Teroson ET 195, entre etapa y etapa.

6. Abrillantar las piezas, repitiendo los pasos descritos en los puntos 4 y 5. Para conseguir un mejor abrillantado, Loctite recomienda Teroson WX 175 HP, Teroson WX 178 HP, o el pulimento restaurador y protector Teroson WX 189.

Realizar el proceso en el orden adecuado es imprescindible, pero para trabajar de forma correcta con este tipo de productos también es necesario seguir una serie de consejos y recomendaciones:

  • Utilizar la cantidad suficiente de pulimento en la boina y volver a aplicar producto cuando sea necesario.
  • Utilizar las combinaciones correctas de boina, pulimento y velocidad de giro.
  • Accionar la pulidora con una velocidad lenta. Realizar movimientos suaves, solapando cada pasada sobre el borde de la anterior (primero horizontalmente, y luego verticalmente).
  • Llevar la protección adecuada, principalmente, guantes y gafas protectoras.
  • Utilizar cepillos, esponjas u otras herramientas pequeñas de baja abrasión para pulir defectos delicados.
  • Limpiar siempre la zona de la chapa (o plástico, en el caso de los faros) que se esté tratando entre las operaciones de corte y de pulido.

Por otro lado, desde Loctite enumeran los errores que hay que evitar durante el proceso de pulimento:

  • Usar desde al principio la pulidora a una velocidad excesiva.
  • Aplicar demasiada presión en la boina pulidora.
  • Utilizar pulimentos cuando la pintura aún está fresca.
  • Aplicar pulimentos sobre superficies sucias.
  • Pulir con demasiada fuerza en las esquinas.
  • Pulir las piezas de plástico y los parabrisas.
  • Trabajar con exposición directa al sol.
  • Tipos de pulimentos.