La Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (Sernauto) celebró el 18 de octubre en Madrid su Asamblea General, en la que se presentaron las principales líneas estratégicas de actuación para los próximos cuatro años. La apuesta por la tecnología, la internacionalización y servicios de alto valor añadido serán algunas de las palancas que permitan a Sernauto conseguir los retos marcados en la “Agenda Estratégica Componentes 2020” .

“Estas líneas estratégicas están encaminadas a convertir a la asociación en un apoyo para el crecimiento de nuestras empresas dentro y fuera de España, y un actor principal en el análisis de tendencias y estrategias clave para la industria”, destacó en su intervención María Helena Antolin, presidenta de Sernauto. La industria de componentes de automoción emplea a más de 330.000 personas y tiene un alto efecto multiplicador sobre la economía española.

Por su parte, los presidentes de las Comisiones de Industria Constructora, Recambios, Comercio Exterior e I D i comentaron sus objetivos y retos para los próximos años.

También en el marco de la Asamblea, se convocó la mesa redonda “La digitalización en la fabricación y distribución de componentes para automoción”, moderada por Gabriel Cabezas, socio de Deloitte, en la que se pusieron de manifiesto las claves para aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la digitalización para las empresas fabricantes de equipos y componentes.

En la ponencia introductoria, Juan Gascón, director de Innovación de Ametic, hizo un repaso de las nuevas reglas de juego del mundo digital y su aplicación al sector de automoción. Así, el 5G va a ser un cambio de paradigma en la industria del automóvil y, en este sentido, “la hibridación entre sectores mediante la colaboración es clave”, aseguró el experto.

Como ejemplo real de digitalización en la fabricación de componentes, Pablo de la Puente, director corporativo de IT de Gestamp, explicó la estrategia digital de su empresa, basada en transformar la “ingente” cantidad de información que tienen en sus fábricas en datos con valor añadido. Gracias a una digitalización liderada por la Alta Dirección, impulsada por un equipo comprometido y con la colaboración de proveedores e incluso clientes, han conseguido un retorno importante en reducción de costes y en eficiencia energética.

De la misma forma, Susana Cuevas, directora de Sistemas de Información de Grupo Antolin, comentó que “somos nativos industriales” y “la tecnología es un medio para conseguir nuestros fines”. La industria de automoción está sometida a una gran presión competitiva y, en su opinión, “debemos estar atentos a cualquier alerta de lo que ocurre”. Existen, según Cuevas, cuatro pilares clave en relación con la digitalización: la estandarización, la simplificación de los requisitos, la integración de equipos heterogéneos y las pruebas de conceptos.

Por su parte, Roberto Aldea, vicepresidente de Ancera y representante en Figiefa, se refirió a los cambios que está experimentando la distribución de recambios. En todo este proceso de digitalización y de conectividad de los vehículos, para el mercado independiente de la posventa es esencial que el acceso de la información sea libre para todos los operadores. Como ocurre en la fabricación, Aldea señaló que “en la distribución, necesitamos contar con información para poder sacar un adecuado rendimiento de ella, en beneficio del usuario”.

El encuentro fue clausurado por la ex ministra de Ciencia e Innovación y actual presidenta de la Fundación Cotec, Cristina Garmendia, quien recordó que la industria de equipos y componentes para automoción invirtió en I D i el año pasado cerca del 4% de su cifra de negocio, un porcentaje muy superior a la media industrial. “Un dato que tiene especial valor en un contexto en el que la cifra global de gasto privado en I D sigue cayendo a pesar de la recuperación económica”, declaró Garmendia, quien finalizó su intervención diciendo que “el camino que ha iniciado este sector sea un ejemplo para el conjunto de nuestra economía”.