Los problemas de Volkswagen con las emisiones parece que no sólo se limitan a los vehículos diésel, sino que también incluye al menos seis modelos de Audi de motores de gasolina de 3.0 litros. Según se extrae de una demanda colectiva en Estados Unidos en nombre de los propietarios de más de 100.000 vehículos, el fabricante alemán es acusado de instalar un software diseñado para superar las pruebas de emisiones en los A6, A8, Q5 y Q7 desde febrero de 2013 o incluso antes, informa Bloomberg.

Según han comunicado desde Volkswagen, la caja de cambios automática AL 551 puede alterar los niveles de emisiones de CO2 y NOx del vehículo pero no para ocultar ninguna infracción, sino que contaría con varios modos que se aplican para la reducción del consumo de combustible, no para ocultar un posible exceso de los niveles de emisiones, recoge Engadget.es.

En el diario alemán Bild hablan ya de una investigación iniciada por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) sobre el software de Audi, además de que hablará con los ingenieros de Volkswagen la próxima semana. El constructor alemán, por su parte, destaca su colaboración con la Autoridad Federal del Transporte alemana (KBA) para aclarar esta posible incorrección.

El fabricante de automóviles se enfrenta así a un juicio potencial con los propietarios de vehículos de Estados Unidos, además de reclamaciones de los accionistas, demandas ambientales por varios estados e investigaciones criminales por parte del Departamento de Justicia del país norteamericano y las autoridades europeas.

Esta demanda se produce dos semanas después de que las autoridades judiciales de Estados Unidos dieran el visto bueno a los cerca de 14.000 millones de euros que Volkswagen aporta para cubrir los 480.000 vehículos diésel con motores de 2.0 litros. Sin embargo, el fabricante todavía no tiene la aprobación para fijar los 560.000 coches todavía contaminantes que circulan por las carreteras estadounidenses.