Helmut Elges fundó la empresa “Mechanische Werkstätten Helmut Elges GmbH” en Bielefeld (Alemania) el 1 de agosto de 1945. La empresa empezó a especializarse en rótulas y casquillos deslizantes desde el principio y ha sido responsable del desarrollo de muchos productos que todavía están disponibles como productos estándar en el mercado, además de varias de las normas sobre los casquillos de fricción que siguen en vigor actualmente.

A partir de 1984, INA y FAG (que entonces eran dos empresas distintas que operaban en el mercado) tuvieron participaciones en Helmut Elges GmbH a partes iguales hasta su completa integración en el Grupo Schaeffler en 2002. La marca Elges se retiró en 2017 y, desde entonces, los casquillos de fricción de Schaeffler están disponibles en el mercado con la marca INA.

“Los casquillos de fricción son una parte indispensable de nuestro extenso programa de productos y hay una gran cantidad de aplicaciones diferentes que no podrían funcionar de manera estable y fiable sin ellos. Asimismo, colaboramos estrechamente con nuestros clientes desde las primeras etapas del proceso de diseño para generar valor añadido para cada posición de apoyo”, explica Marcus Eisenhuth, CEO Industrial Europe de Schaeffler.

La gama de Schaeffler incluye rótulas con diámetros interiores de hasta 1.500 mm, casquillos deslizantes y cabezas de rótula con diámetros interiores de hasta 200 mm, así como soluciones específicas para cada cliente.

Durante la década de los 60, Schaeffler consiguió dos desarrollos importantes: el primero de ellos fue la creación del diseño de rótulas obturadas, que supuso un avance importante de la empresa en los sectores industriales de la maquinaria para la construcción y de los vehículos comerciales. El segundo fue el desarrollo del tejido PTFE Elgoglide, que permitió la producción de rótulas libres de mantenimiento. Al mismo tiempo, Elgoglide también ofrece propiedades específicas de amortiguación que le permiten soportar altas cargas de choque y cargas alternas.

La opción libre de mantenimiento permite al usuario crear diseños ecológicos y reducir los costes operativos y de construcción, minimizando el tamaño y eliminando los gastos de mantenimiento.