Con el nuevo aceite ENI I-SINT XEF SAE 0W-20, la compañía quiere satisfacer los requisitos de lubricación de la nueva generación de motores gasolina y diésel ligeros, optimizados con sistemas Stop & Start, “down sizing”, inyección TGDI,... y equipados con los dispositivos más avanzados para el tratamiento de gases de escape, incluidos los filtros de partículas diésel y gasolina (DPF y GPF).

ENI I-SINT XEF SAE 0W-20, con tecnología 'top synthetic', permite, gracias a su gran fluidez, un mejor funcionamiento a baja temperatura, un rápido arranque en frío y protección del motor. Su baja viscosidad HTHS (2.6 cP ≤ HTHS ≤ 2.9 cP) ayuda a aumentar la eficiencia del motor y a mejorar el ahorro de combustible, con la consiguiente reducción de las emisiones de dióxido de carbono.

Sus componentes de baja volatilidad, y al mismo tiempo de una gran estabilidad térmica, reducen el consumo de aceite. Además, la fórmula mejorada del nuevo lubricante supera el nivel API SN Plus RC, lo cual ayuda a prevenir o reducir el fenómeno de combustión anómala del carburante conocido como pre-ignición a baja velocidad (Low Speed Pre Ignition - LSPI) que puede causar fuertes ruidos, golpeteo y, en los casos más graves, daños considerables al motor (rotura de pistones, segmentos, bielas o bujías).

ENI I-SINT XEF es uno de los primeros lubricantes multi-OEMs del mercado con viscosidad 0W-20, capaz de cumplir simultáneamente exigencias de diferentes especificaciones de fabricantes como Mercedes Benz MB 229.71; BMW LL-17 FE+ (que sustituye a BMW LL-14 FE+); Opel Vauxhall OV0401547 (sustituye a GM Dexos 2, Gen 2); Ford WSS-M2C947-B1; Jaguar Land Rover JLR 03.5006-16; Chrysler MS-12145; y Fiat 9.55535-GSX.