Las ventas de vehículos de ocasión se situarán este año en el entorno de las 1.750.000 unidades, lo que supone un crecimiento del 1% con respecto al año anterior, según explicó hoy el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, en rueda de prensa con motivo del XVI Salón del VO que tendrá lugar en Madrid del 15 al 24 de junio. En los cinco primeros meses del año las ventas descendieron un 3,1%, con 650.114 unidades.

El responsable de la asociación, que representa a 4.600 concesionarios y servicios oficiales y 3.000 compraventas, indicó que la relación de ventas VO/VN alcanzará este año el máximo histórico de 2,3 a 1, debido no tanto al crecimiento del mercado de VO como al hundimiento de la demanda de nuevos hasta las 750.000 unidades (-7,2%), retrocediendo así a niveles de principios de los noventa.

Desde el estallido de la crisis, el vehículo de ocasión ha ido ganando protagonismo como alternativa natural al mercado de nuevos; de hecho, a día de hoy los usados son la primera opción para cuatro de cada diez compradores, que ni siquiera se plantean la posibilidad de adquirir uno nuevo. "La gente compra lo que puede pagar porque no hay financiación, ya no hablamos de un coche para colectivos como inmigrantes, jóvenes o mileuristas", aclara Sánchez Torres.

Su alta aceptación y el hecho de que la decisión de compra sea tomada cada vez más en familia (un 60% de los casos), sitúan al VO como el nuevo "coche del pueblo". No en vano, se trata de una opción más asequible que no requiere financiación: a día de hoy tan sólo el 30% de las compras de usados se financian, lo que supone la mitad que antes de la crisis.

Sin embargo, Sánchez Torres aclaró que el mercado de VO "aún no es del todo maduro" pues goza todavía de un gran potencial de crecimiento en los segmentos de vehículos más jóvenes y en las compras a profesionales. A modo de ejemplo, la mayor parte de las operaciones continúan en manos de particulares (un 58%), muchas veces por desconocimiento de los compradores, que no son conscientes de que la compra a un vendedor profesional trae consigo una garantía para el vehículo de al menos un año.

Además, desde una perspectiva europea, la relación de ventas VO/VN en España al cierre de los cinco primeros meses (2 a 1) continúa siendo una de las más bajas, por detrás de países como Portugal (3,5 a 1), Reino Unido (3,4 a 1), Francia (2,3 a 1) e Italia (2,1 a 1), aunque superando por primera vez a Alemania (1,6 a 1).