Las ventas de turismos y todoterreno de segunda mano crecieron un 24,1% en enero, hasta alcanzar las 136.887 unidades, lo que sitúa la relación de ventas VO/VN en 2,8 a 1, frente a los dos vehículos usados por cada uno nuevo de 2012, según datos provisionales del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam). Estas cifras contrastan con la evolución del mercado de nuevos, que retrocedió un 9,6% en este periodo.

Ganvam, que representa a 4.600 concesionarios y servicios oficiales y 3.000 compraventas, atribuye este crecimiento a los coletazos finales del Plan PIVE, lo que provocó que las ventas realizadas por profesionales (concesionarios, compraventas...) aumentaran un 34,5% en enero, principalmente en los segmentos de vehículos más jóvenes como son los seminuevos, los principales beneficiados del "plan de usados".
Esto explica que las ventas entre particulares perdieran fuelle en enero, representando el 57% del total de las operaciones de VO, tres puntos menos que un año antes y siete menos que en enero de 2010 cuando acaparaban más del 64% del mercado.
Por antigüedades, prácticamente todos los segmentos de edad arrancaron el ejercicio 2013 con crecimientos en sus ventas, destacando los de menos de tres años que, con un crecimiento espectacular del 72,3%, aumentaron en 5,6 puntos su peso en el total del mercado de turismos de VO.
Las ventas de vehículos mileuristas, convertidos a la fuerza en los grandes protagonistas de esta larga crisis por su bajo precio, registraron también un crecimiento del 22% en enero aunque vieron reducir su cuota de mercado en casi un punto. Estos coches de más de diez años y alto kilometraje continúan siendo los más habituales en las transacciones entre particulares, hasta el punto de crecer un 24% en este "canal más personal".
Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "es una pena que ahora que hemos conseguido aumentar las ventas a profesionales y de vehículos jóvenes, se haya eliminado a los usados del Plan PIVE-2. Es una pena que ahora que la población española parece haber interiorado las ventajas de garantía/precio del VO y está más predispuesta a hacerse con ellos, se supriman unos incentivos tan importantes para alentar las ventas, renovar la oferta de usados y rejuvenecer el parque".