A la hora de elegir un vehículo, las opciones tecnológicas incorporadas cuentan dos veces más que las prestaciones, lo que demuestra la creciente importancia del vehículo conectado para la industria automovilística. En el caso de España, el 66% de los conductores eligen más por la tecnología que por el propio rendimiento del vehículo.

Este es uno de los resultados de una encuesta realizada por Accenture entre 14.000 conductores en Alemania, Brasil, China, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Indonesia, Italia, Malasia, Reino Unido y Sudáfrica, con el objetivo de examinar el uso actual de las tecnologías de vehículo conectado y las expectativas para el futuro. Las tecnologías y servicios digitales contemplados en la encuesta incluyen servicios de navegación e información de tráfico, diversos sistemas de conducción autónoma, servicios de entretenimiento, herramientas de trabajo y aprendizaje, servicios de seguridad, monitorización de tipo "caja negra" del estilo de conducción para reducir las primas de seguro y diferentes servicios específicos para pasajeros. De media global, el 39% de los encuestados asegura que la tecnología es el motivo principal para elegir un nuevo vehículo, frente a un 14% de conductores que se fija especialmente en las prestaciones.
Para los conductores españoles consultados, la posibilidad de operar con el Smartphone utilizando los controles del volante (63%), disponer de música en streaming (64%), navegar por internet en la pantalla del vehículo (59%) y que el vehículo te permita leer y dictar correos electrónicos mientras conduces (52%) son las tecnologías más deseadas. Para las posibilidades de infoentretenimiento, los españoles se decantan por el entretenimiento (internet, música, juegos); información (noticias, deportes); y -en menor medida- por aquellas destinadas a aumentar la productividad o el conocimiento (eLearning).
Respecto a los sistemas de soporte más demandados en España serían los dispositivo de visión nocturna (71%); sistema de alerta por cambio de carril (66%) y alerta de colisión (62%). Más del 50% de los conductores españoles reconocen usar o querer utilizar los llamados servicios remotos, reportes de estado y gestión de ciclo de vida del vehículo.
Aunque sigue existiendo debate sobre el futuro y la seguridad de los vehículos sin conductor, el estudio de Accenture indica que una media del 90% de los encuestados está interesada en diversas opciones de conducción autónoma. En opinión de Accenture, esta demanda por aspectos concretos de la conducción autónoma animará a los fabricantes, autoridades reguladoras y organismos del sector a resolver los problemas que están impidiendo el uso generalizado de tecnología para vehículos sin conductor.
El estudio revela un fuerte interés entre los consumidores por los informes de mantenimiento y los servicios de gestión del ciclo de vida de los vehículos. Los fabricantes que consigan responder a esta demanda podrían generar nuevas fuentes de ingresos basadas en repuestos y servicios digitales de mantenimiento. Aunque apenas el 13% de los conductores encuestados utiliza el informe de mantenimiento y solo el 12% recurre a servicios de gestión del ciclo de vida de su vehículo, los porcentajes de quienes tienen previsto empezar a usar estos servicios dentro de poco ascienden hasta el 39% y el 37%, respectivamente.