El deportivo, versátil y con bajas emisiones de CO2 Audi A4 Avant g-tron, cuya comercialización está programada para finales de 2016, es otra propuesta de Audi para la movilidad sostenible del futuro. En este sentido, siguiendo la estela iniciada por el Audi A3 Sportback g-tron, se trata del segundo modelo de la marca que puede utilizar gas natural o Audi e-gas de producción sostenible.

 

El A4 Avant g-tron es, simultáneamente, deportivo, eficiente y extremadamente económico. Su motor está basado en el nuevo 2.0 TFSI desarrollado por Audi, que ofrece un avanzado y altamente eficiente proceso de combustión. La unidad de potencia turboalimentada produce 170 CV (125 kW).

Su par máximo de 270 Nm está disponible en torno a las 1650 rpm. De hecho, los pistones y las válvulas han sido especialmente modificados para funcionar con gas y permitir un óptimo índice de compresión. Un controlador electrónico reduce la elevada presión de más de 200 bares del gas procedente del depósito hasta alcanzar una presión de trabajo de 5 a 10 bares en el motor.

Este sistema de control de la presión se realiza de forma dinámica y precisa en respuesta a los requerimientos que el conductor exige del motor. La presión correcta está así siempre presente en los conductos del gas y en las válvulas de inyección: baja presión para una conducción eficiente a bajos rangos de velocidad, y presiones más altas para obtener mayor potencia y par.

Según las mediciones NEDC, el Audi A4 Avant g-tron consume menos de cuatro kilogramos de CNG (gas natural comprimido) cada 100 kilómetros, lo que se traduce en unos costes de combustible para el cliente de menos de cuatro euros (precios de octubre 2015). Las emisiones de CO2 son inferiores a los 100 gramos por kilómetro.

La capacidad del depósito es de 19 kilogramos de gas, suficientes para disponer de una autonomía superior a 500 kilómetros. Cuando el contenido de gas en el depósito cae por debajo de 0,6 kilos - cantidad análoga a una presión residual de 10 bar - la unidad de control cambia al funcionamiento en modo gasolina.

El A4 Avant g-tron puede entonces cubrir una distancia adicional de 450 kilómetros en este modo. Resaltar que la autonomía potencial total es comparable a la de un coche dotado con un motor TDI.

Las bocas de llenado de los depósitos de gas y de gasolina están situadas una junto a la otra en idéntico emplazamiento bajo una misma tapa. Después de repostar y siempre que la temperatura no sea muy fría, el motor inicia su arranque en modo gasolina, cambiando después, tan rápido como sea posible, a funcionar con gas natural.