Efectividad y deportividad se pueden obtener con la transmisión manual y la transmisión automática de doble embrague, pero ninguna de las dos opciones parecen ser las cajas de cambios que nos depara el futuro. Según las declaraciones de Peter Quintus, vicepresidente de Marketing y Ventas de BMW M, recogidas por Top Gear, no son tan buenas como parecen, al menos en cuanto a durabilidad se refiere.

Para el ejecutivo, el uso de este tipo de cambios en vehículos tan potentes no es la mejor solución en términos de durabilidad y fiabilidad a largo plazo, ya que son transmisiones que sufren mucho y pueden no ser tan robustas como otros cambios automáticos.

Un cambio automático, por ejemplo un convertidor de par, hasta ahora es mucho más lento cuando se utilizas en un deportivo. Pero la tecnología puede cambiar en los próximos años, según Quintus. “Estamos viendo transmisiones automáticas de nueve o diez marchas, hay mucha tecnología en las cajas automáticas más modernas”.

En opinión de este responsable, “las cajas de doble embrague destacan por su ligereza y por su rapidez a la hora de cambiar, no obstante, las nuevas cajas de cambios automáticas, con un embrague tradicional, están consiguiendo, a base de tecnología, mejores cifras de velocidad de cambios una mejor fiabilidad. Cada vez son mejores y más inteligentes”.