La activación del inflador de tipo PSAN, sin desecante y con el propelente degradado, podría provocar una rotura del propio inflador, haciendo que los fragmentos de metal pasen a través de la bolsa de aire hacia el interior del vehículo a alta velocidad, según recoge una Red de Alerta (Nº: CCAA-398/2018) de la Agencia Aecosan.

En consecuencia, la empresa Honda Motor Europe ha comunicado a las autoridades de Consumo de la Generalitat de Cataluña el problema de los vehículos y las medidas que voluntariamente ha adoptado, consistentes en contactar con los propietarios afectados para reemplazar el airbag de pasajero por uno nuevo con desecante.