Uno de los problemas que tienen los coches eléctricos es su autonomía, que hoy por hoy es escasa para hacer grandes viajes. Ya existe tecnología para fabricar baterías de más rendimiento y carga rápida, pero actualmente es muy cara. Por eso lo fabricantes de automóviles deben apañarse con lo que hay, y tratan de estirar al máximo la autonomía de los coches eléctricos usando las baterías casi exclusivamente para el motor. Renault ha ido más allá y a su último modelo, el Twizy, no le ha colocado ni calefacción para darle más rendimiento a su batería.

Es un caso prácticamente único, ya que si bien las grandes marcas no quieren comercializar utilitarios eléctricos a precio de berlina, tampoco quieren dejar a los clientes sin los más mínimos elementos de confortabilidad. La calefacción es ya un requisito mínimo que debe tener un coche, excepto en países o zonas donde los días de frío de cuentan con los dedos de la mano izquierda, como puede ser en nuestro país, las Islas Canarias, donde la calefacción solía ser un extra.


Y es aquí donde algunos fabricantes están rompiéndose los sesos para dar la solución de cómo poder encender la calefacción sin que se coma literalmente la autonomía. La solución de Volvo pasa por saltarse la directa para ir por un atajo. Es decir, que en lugar de liarse a rediseñar la calefacción eléctrica, lo que propone es incorporar una que se alimente de bioetanol en su C30 Eléctrico. De esta manera no consume batería y da calor a los ocupantes.
La calefacción consta de un motor de 6kw, que aparte de calentar el habitáculo, se encarga de mantener las baterías con una temperatura de funcionamiento idónea y así poder optimizar su carga. Para que no suponga una merma en la autonomía, el C30 eléctrico contará con un depósito de 12 litros de bio-etanol que será el encargado de suministrar la energía necesaria al sistema de calefacción para que la autonomía no se resienta. En los países en los que no esté muy extendido este combustible, Volvo montará un sistema que se alimente de una gasolina que tenga las mismas características técnicas.
El bioetanol o la gasolina libera emisiones, pero aún así serán muchísimo mas reducidas que en un coche de combustible tradicional. Al menos hasta que se de con la tecnología que permita a las baterías aguantar muchos kilómetros más, y puedan alimentar todos los elementos eléctricos del vehículo sin reducir la autonomía de la batería.

Visto en | Nevasport