Investigadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina han logrado recolectar, purificar y comprimir los gases que emiten los bovinos para utilizarlos como fuente energética. Luz, calor, neveras y hasta un coche pueden funcionar con este biocombustible.

Además de ser fuente de alimento, las vacas emiten gases que pueden proveer energía alternativa para uso doméstico. Técnicos del (INTA) demostraron que es posible capturar el metano de los bovinos, transformarlo en biocombustible y emplearlo para generar luz, calor, alimentar una nevera y hasta el motor de un coche.

"Como los bovinos liberan gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera, proponemos una forma económica y práctica de capturar esas emisiones y utilizarlas como sustituto energético", manifestó el coordinador del grupo de Fisiología Animal del INTA en Castelar (Buenos Aires), Guillermo Berra.

Hacia el año 2050 se prevé que disminuyan las reservas petroleras y aumente la necesidad de dar con fuentes de energía alternativas y renovables. Ante ese panorama, el uso de gas natural comprimido podría suplirse mediante este logro.

La energía obtenida de las vacas serviría para que, en aquellos lugares donde no llega la convencional, los productores tengan una alternativa para cocinar, iluminar sus viviendas e, incluso, conducir sus coches.

En palabras de Ricardo Bualo, uno de los técnicos, "una vaca emite alrededor de 300 litros de metano por día, que pueden ser utilizados para poner en funcionamiento una nevera de 100 litros de capacidad a una temperatura entre dos y seis grados durante un día completo". Para el científico, es necesario transferir este conocimiento a los productores para que se multiplique su utilización.