En la posición de conducción, el aire comprimido fluye desde la cabeza tractora hasta el semirremolque, suministrando aire comprimido a su válvula de control. Al mismo tiempo, se genera una presión desde el freno de estacionamiento que hace que se libere el freno del remolque. Durante el frenado de emergencia, la presión máxima de frenado llega hasta la válvula de frenado del semirremolque. Cuando se suelta el freno de pie, los circuitos de frenado de la tractora se ventilan. A continuación, se produce la ventilación a través de la válvula de control del semirremolque.

Cuando se acciona el freno de estacionamiento, la válvula de control del semirremolque purga la conexión del freno de estacionamiento. Esto genera una presión en la tubería del freno que va al semirremolque, lo que hace que se mueva hasta la posición de frenado.

Desde Diesel Technic recuerdan que, cuando se sustituya la válvula de control del remolque, hay que asegurarse de que el sistema de frenado no esté bajo presión. También es importante que la válvula esté montada con la purga orientada hacia abajo. También es recomendable comprobar el funcionamiento del sistema y su estanqueidad.