La nueva regulación europea establece un periodo transitorio para que los actuales vehículos de transporte, tanto camiones como autobuses, deban sustituir sus aparatos de tacógrafo por el nuevo tacógrafo inteligente. En este sentido, según se aprobó por el Parlamento Europeo en abril, se prevé que todos los vehículos que realicen transporte internacional lleven instalado el nuevo tacógrafo inteligente entre 2022 y 2024, en función de la versión del tacógrafo que lleven instalado en la actualidad.

Entre las novedades con las que aterriza en el sector este nuevo dispositivo cabe destacar que registrará, además de los datos habituales relativos a los tiempos de conducción y descanso de los conductores, su geoposicionamiento GPS, que se grabará en el aparato al inicio de la jornada de trabajo, cada tres horas de conducción acumuladas, y al finalizar su jornada de trabajo, informan nuestros compañeros de Todotransporte.

Además, se abre la puerta a la posibilidad de que los agentes de control en carretera puedan establecer comunicación a distancia con el vehículo de transporte donde va equipado, pudiendo de este modo extraer determinados datos sin necesidad de tener que parar al vehículo en carretera. Entre los datos que podrán ser consultados a distancia figuran los relativos a fallos del sensor, conducción sin tarjeta o inserción mientras se conduce, error en los datos de movimiento, matrícula del vehículo y velocidad registrada por el tacógrafo.

No obstante, dicha posibilidad de control remoto por parte de los agentes de inspección en carretera no será efectiva hasta que transcurran más de 15 años, aunque los Estados miembros pueden unilateralmente reducir dicho plazo de entrada en vigor, aclaran desde Fenadismer, organización que avanza también que desde la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre ya está fabricando las nuevas tarjetas de tacógrafo que serán emitidas a todas aquellas empresas y conductores que las soliciten a partir del 15 de junio.

Ahora bien, desde la organización que preside Julio Villaescusa informan de que las tarjetas de tacógrafo actualmente existentes, tanto las referidas a las empresas de transporte como a las de los conductores, son plenamente compatibles con el nuevo tacógrafo digital inteligente, por lo que no es necesario sustituirlas en el caso de que se adquiera un vehículo de transporte equipado con el nuevo aparato de control. Sin embargo, en el caso de las tarjetas correspondientes a los talleres homologados para la instalación de aparatos tacógrafos será necesaria su sustitución para la nueva versión de las tarjetas de tacógrafo.