La marca DT Spare Parts alberga un completo programa con más de 30.000 recambios para camiones, trailers, autobuses y furgonetas, y entre ellos los cilindros hidráulicos de elevación de cabina más usuales.

Así, sus cilindros hidráulicos se componen de una camisa con unas dimensiones precisas y ajustada tolerancia, un vástago de cromo resistente a la corrosión, con una rugosidad muy baja y de gran dureza y de un ojo u horquilla de fijación atornillado o soldado. Se garantiza una protección contra la corrosión de los pernos de fijación a través del montaje de retenes de estanqueidad.

Se utilizan en los camiones para que la cabina del conductor se pueda inclinar aproximadamente unos 80º. De esta manera se facilita a los mecánicos los trabajos de reparación y mantenimiento al poder acceder más fácilmente al motor, la caja de cambios y sus componentes auxiliares correspondientes.

Los cilindros hidráulicos se diferencian básicamente en dos tipos: según el principio convencional y según el principio regenerativo.

Los primeros no poseen ningún dispositivo de rebose, y no se pueden mover de un lado a otro cuando están retraídos o sin presión. Así pues, de este modo, en condiciones normales, la cabina quedaría limitada por el cilindro rígido en el rendimiento de la suspensión, lo que lleva a una pérdida de confort.

Por otra parte, los basados en el principio regenerativo poseen en su extremo un ensanchamiento que permite al aceite circular libremente entre las cámaras de aceite, cuando el cilindro está en posición retraída. Así, el cilindro hidráulico mantiene la movilidad de la cabina necesaria para la suspensión.

Gracias a una válvula de seguridad se evita un descenso de la cabina causado por una repentina caída de presión. Esta válvula está protegida por una sólida carcasa de metal fundido.

Las guías del vástago están fabricadas con un acero con unos márgenes de tolerancia muy precisos y especialmente endurecido para ofrecer una superficie resistente a la corrosión. Algunas versiones vienen también equipadas con fundas protectoras de plástico. Estas protegen el vástago del cilindro de daños, suciedad, humedad y salitre, evitando de este modo un fallo prematuro.