El pasado viernes fue publicada en el BOE la Ley 4/2015, de 15 de junio, para la prevención y corrección de la contaminación del suelo, aprobada recientemente por el Parlamento Vasco (BOPV núm. 123 de 2 de julio de 2015).

 

Su ámbito de aplicación es el País Vasco, pero las importantes y novedosas medidas introducidas en el texto legal en materia de protección del entorno y de gestión de suelos contaminados hacen interesante su estudio a nivel global, indica el Área de Medio Ambiente de Conepa.

De momento, desde la entidad se ha hecho una primera valoración de la norma, si bien para el análisis detenido de sus repercusiones en el sector de la reparación y mantenimiento de vehículos habrá que esperar su desarrollo reglamentario, que fijará más detalladamente las obligaciones tanto de los titulares de los suelos afectados como los titulares de las actividades potencialmente contaminantes del suelo.

Son dos las novedades principales que se introducen en la nueva regulación. Por una parte, se establece una clasificación para las actividades potencialmente contaminantes del suelos (en la que los talleres están incluidos) en tres categorías según si el potencial contaminante es alto, medio y bajo.

Por otra, con el objeto de agilizar la intervención administrativa en materia de prevención y corrección de la contaminación del suelo, se establece también una dualidad de procedimientos en materia de calidad del suelo: el procedimiento dedeclaración de la calidad del suelo, que tiene por finalidad validar la adecuación del suelo al uso propuesto, y el procedimiento de declaración de aptitud de uso del suelo, procedimiento más sencillo que tiene por finalidad validar la aptitud del suelo exclusivamente para uso industrial.

La norma establece una serie de instrumentos de la política de suelos responsabilidad de las administraciones públicas con el fin de hacer efectivos los principios que inspiran sus actuaciones en la materia.