El Centro Nacional de Referencia en Formación Profesional de Valladolid fue el escenario escogido para celebrar la primera de una serie de reuniones que tiene por objeto la actualización de las cualificaciones profesionales del sector de la automoción en las familias de electromecánica y carrocería de vehículos.

Al encuentro asistieron expertos de los sectores productivo, de fabricación, de distribución y reparación, así como de los centros de formación profesional de toda España.

 

La jornada se desarrolló en dos sesiones, una de mañana y otra tarde, en las que las tres primeras intervenciones corrieron a cargo del director del Centro, Carlos Herreros, del director del Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL), Paulino Martín, y del director general de INTEA, Roberto Arlegui. Posteriormente se realizaron diversas presentaciones de otros de los expertos asistentes.

Durante su intervención, Martín, subrayó que la colaboración de las empresas en la formación de los alumnos es absolutamente necesaria.

Desde el punto de vista productivo se señalaron como necesarias diversas competencias transversales como son la capacidad de trabajar en equipo, un profundo conocimiento del inglés - dado que mucha información está en este idioma - la capacidad de gestión y adquirir conocimientos como saber calcular el precio hora o conocer la rentabilidad de las diversas operaciones.

Asimismo, se habló del conocimiento que ha de tener un recepcionista en referencia a los baremos de pintura y a las discrepancias que surgen entre perito y taller, lo que hace necesario el conocimiento profundo de dichos sistemas por parte de estos profesionales.

Por parte de la Confederación Española de Talleres (Cetraa) se trasladó la necesidad de introducir en las cualificaciones profesionales la formación de los alumnos en todo lo que atañe al acceso a la Información Técnica para la Reparación y el Mantenimiento (RMI).

Para la entidad es imprescindible que el alumno y el profesional adquieran las competencias básicas de conocimiento de las nuevas tecnologías a nivel informático, electromecánico y de gestión, para aprovechar las oportunidades que van a surgir no solo con los profundos cambios normativos que se están llevando a cabo en la Unión Europea en relación con el sector, sino con los que está produciendo la evolución del propio sector de la automoción en beneficio de la comodidad y seguridad del automovilista.

Cetraa informó que, además, para finales de este año se prevé que los operadores multimarca del sector de la posventa de automoción puedan acceder a la información para la reparación y mantenimiento de todo lo que tenga que ver con elementos vinculados a la seguridad del vehículo, para lo que será necesario que los profesionales que quieran acceder a dicha información deberán estar no sólo registrados sino acreditados, es decir, demostrar ante los organismos oportunos que tienen los conocimientos necesarios para trabajar a ese nivel.

Del mismo modo se recordó que a partir del mes de abril del año 2018, el sistema Ecall será obligatorio en todos los vehículos automóviles. Este sistema, ideado inicialmente para avisar de forma remota a los servicios de urgencia en caso de accidente facilitando una actuación más rápida de estos, está desarrollando la tecnología Bcall, que facilitará la conexión remota al vehículo para todo lo que una persona se pueda imaginar (revisiones y reprogramaciones a distancia, pólizas de seguro adaptadas al tipo de conducción...) Mediante el sistema Ecall, el automóvil va a estar conectado en todo momento.