El Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) y Endesa presentaron en Zaragoza un sistema innovador de carga por inducción para vehículos eléctricos, desarrollado en el marco del proyecto Unplugged.

 

Esta iniciativa, desarrollada a lo largo de dos años y medio, contó con el respaldo del Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico (7PM) de la Unión Europea y con un presupuesto de 2,3 millones de euros.

El director general de comercialización de Endesa, Javier Uriarte, calificó el proyecto Unplugged de "ambicioso y sin precedentes" en el ámbito de la industria eléctrica, automovilística y de movilidad eléctrica.

Además, expuso, el sistema presentado es un hito muy relevante para la implantación masiva de la movilidad eléctrica, pues permite cargar vehículos eléctricos e híbridos "de forma segura, cómoda, flexible y económica".

El dispositivo, del que se llevó a cabo una demostración en el campus río Ebro, realiza la carga inalámbrica según las necesidades de potencia de los vehículos eléctricos, 3,7 kW para vehículos ligeros y 50 kW para furgonetas, con tan sólo colocarse sobre una plataforma situada en el suelo. Ello es posible porque se basa en la transferencia de energía inductiva entre la citada plataforma y un dispositivo integrado en el vehículo eléctrico.

Desde CIRCE recalcaron la sencillez y comodidad como dos de las principales ventajas de la carga por inducción, ya que el usuario no tiene que conectar ningún cable. Asimismo, este sistema es "más seguro" contra el vandalismo porque los dispositivos se encapsulan en el vehículo y en el suelo lo que, a su vez, contribuye a disminuir el impacto visual en el paisaje urbano.

Otra de las ventajas es que este método funciona en entornos adversos con temperaturas extremas, sumergido en agua o cubierto de hielo y nieve.