Desde hoy, Impormovil deja de admitir y servir pedidos y cierra todas sus tiendas. Y todo el personal de la compañía entra en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el próximo mes de enero.

Además, en todos los mentideros del sector se comenta que la empresa con sede en Tres Cantos (Madrid) presentará concurso de acreedores de forma inminente. Y que, si la situación no diera un giro de 180º, todo parece indicar que, una vez acabado el ERTE, el expediente de liquidación parece inevitable.

Hay que recordar que Impormovil atravesaba dificultades económicas desde hace tiempo, dificultades que no se han solventado ni siquiera con la entrada de la compañía en Groupauto Unión Ibérica hace unos meses. De nuevo, una mala noticia para el sector, tras el concurso de acreedores de Establiments Coll. Y parece que no serán los únicos...

Impormovil fue creada en 1980, al principio centrada en la distribución de recambio de origen alemán, para luego convertirse en un distribuidor “total” al abarcar mecánica, carrocería, pintura, electricidad, electrónica o neumáticos. Dispone de 60.000 metros cuadrados de almacenes repartidos en su almacén central de Tres Cantos, un centro logístico en Cataluña y 48 delegaciones a lo largo de toda la geografía española.