La crisis ha cambiado el chip a muchos españoles a la hora de decidir qué coche comprar. Si bien antes el vehículo usado era el "patito feo" del mercado, hoy se revela como una alternativa real para los futuros automovilistas.

Un análisis realizado por AutoScout24 con motivo de la nueva edición del Salón del Vehículo de Ocasión (VO), señala que el 80 % de los españoles se muestra abierto a la posibilidad de adquirir un coche nuevo o usado.

El estudio atribuye esta dicotomía al contexto de crisis y a la falta de financiación, que está empujando a los consumidores hacia una compra más responsable e inteligente donde la elección meramente emocional da paso al binomio calidad/precio.

Debido a la tasa de paro y al crédito que no llega, los españoles prefieren ajustar al máximo sus reducidos presupuestos a la compra de vehículos más económicos o, sencillamente, de modelos con un fuerte componente aspiracional que de otra forma serían inasequibles en el mercado de nuevos.

Esta mentalidad de ahorro explica, según la consultora, el alto nivel de exigencia que actualmente se marca el automovilista quien, a la hora de embarcarse en la compra de su vehículo, se informa mucho más que antes de la crisis.

En este sentido, Internet se sitúa como la fuente de información que más despunta en los últimos años para la compra de un VO, utilizada por el 93 % de los futuros compradores, incluso por delante de la prescripción directa de compañeros y amigos (66 %).

Para el director general de AutoScout24, Gerardo Cabañas, "la posibilidad de encontrar en los portales información sobre precios, comparativas y características de los diferentes modelos, tanto nuevos como usados, sin moverse de casa, hace que se filtren cada vez más las visitas a los concesionarios, acudiendo cuando ya se tiene una idea muy clara de lo que se quiere comprar".