Los problemas mecánicos siguen aumentando durante 2015, indica el Barómetro de Averías en Carretera del RACE (Real Automóvil Club de España), que ha analizado cientos de miles de casos en los que el conductor ha necesitado una ayuda mecánica.

El mal estado de las carreteras españolas, el mayor número de desplazamientos, así como el envejecimiento del parque automovilístico y el mal mantenimiento de los vehículos, aumentan el riesgo de sufrir un desfallecimiento mecánico, o peor aún, un accidente de tráfico.

 

Si los datos estudiados entre enero y mayo de 2015 mostraban una subida del 6,9% respecto al mismo periodo del año anterior, durante el verano (comprendido entre el 1 de julio y el 15 de septiembre), los problemas con el coche subieron un 10% respecto a las mismas fechas de 2014, alcanzando la cifra de 112.000 asistencias. El último análisis, además, consolida esta tendencia.

Según el último análisis realizado dentro de este barómetro, en el que se recogen los casos en los que se ha necesitado una asistencia en España entre los meses de septiembre y octubre, se ha producido una subida del 8,4% de las averías en carretera.

Un dato es preocupante: el número de asistencias como consecuencia de un accidente de tráfico se ha incrementado un 19,1% en estos dos meses respecto al mismo periodo en 2014, un hecho que se alinea con la subida de los fallecidos por siniestro vial en los últimos cuatro meses, según datos de la DGT.

Este aumento de los fallos mecánicos supone un potencial de riesgo que puede empeorar las cifras de accidentalidad, que muestra como si no se renueva el parque y no se realiza un correcto mantenimiento pueden seguir aumentando estas situaciones de peligro, más si cabe con un empeoramiento del tiempo.

Durante los meses de septiembre y octubre, el RACE ha atendido situaciones tan graves como la recuperación de vehículos rescatados por inundación (56 casos) o pequeños descuidos menos importantes, como equivocarse a la hora de repostar carburante (con 676 casos) o dejarse las llaves en el interior del coche, que le ha sucedido a 440 personas.

Si tenemos en cuenta el tipo de averías que se produjeron en carretera entre los meses de septiembre y octubre, los problemas con baterías y neumáticos se mantienen entre las primeras plazas, situaciones que se podrían evitar con un correcto mantenimiento.

Consejos a la hora de revisar el vehículo:

- Comprobar el estado de los neumáticos, la profundidad del dibujo y la presión de los mismos (sin olvidar la rueda de repuesto). Ten en cuenta la carga para ajustar la presión, y equipa cadenas. Sigue las recomendaciones del manual del vehículo.
- Comprobar el nivel de líquidos: aceite de motor, refrigerante, frenos, dirección... Es aconsejable llevar un poco de aceite en el coche, por si es necesario rellenar el nivel.
- Comprobar el estado de amortiguación, dirección y frenos, con una inspección visual para chequear su estado. En el caso de detectar alguna anomalía, acude urgentemente a un taller para su revisión en profundidad.
- Comprobar el estado y ajuste en altura del alumbrado, y estado de faros y pilotos. La regulación la puedes hacer normalmente desde el interior del vehículo, mediante las distintas posiciones de ajuste. Así evitarás deslumbrar al resto de usuarios.