Carglass España va a retomar su actividad comercial con el público a partir del 11 de mayo. En la primera fase de reapertura se ha intentado ofrecer la máxima cobertura posible, teniendo en cuenta las fases de desescalada del confinamiento, y abrirán 73 de los más de 200 centros propios de los que Carglass dispone en nuestro país. Esta cifra irá creciendo a medida que se incremente la movilidad y se vayan cumpliendo las instrucciones y regulación establecida por el Gobierno.

La principal preocupación de Carglass España en esta reapertura es la de garantizar la seguridad de las personas. Para ello se ha analizado el funcionamiento de centros y cadena de proveedores, y se ha elaborado un plan de acciones para minimizar al máximo los posibles riesgos de contagio.

Siguiendo este plan, se tomarán las siguientes medidas en todos los centros:

  • Utilización obligatoria de elementos de prevención: gel hidroalcohólico, guantes de nitrilo, mascarillas, gafas de protección y gorro.
  • Protecciones para asiento de conductor y copiloto, volante, palanca de cambio y freno de mano.
  • Desinfección de hasta 27 puntos de contacto dentro y fuera del vehículo, antes y después del servicio.
  • Instalación de pantallas de protección en mostradores de atención al cliente.
  • Desinfección de elementos en contacto con el cliente: llave de contacto, dispositivo electrónico para recepción y entrega del vehículo, etc.
  • Durante las fases de desconfinamiento, no estará permitida la presencia de clientes en el centro de trabajo, excepto para la recepción y entrega del vehículo. Carglass sólo atenderá a clientes con cita previa, excepto para la realización de reparaciones de urgencia y vehículos de emergencias. Si un cliente no tiene cita previa, se planificará inmediatamente una desde el Contact Center para minimizar el tiempo de contacto en el centro. La enseña también ofrece su servicio de cita online en su página web.