El Bridgestone World Solar Challenge 2019 culminó en la ciudad costera de Adelaida, al sur de Australia, con el vehículo BluePoint cruzando la línea de meta el 17 de octubre de 2019, después de recorrer 3.020 km desde Darwin. Un total de 19 estudiantes de la Universidad de Lovaina (Bélgica) mostró su ingenio en innovación e ingeniería con la fabricación del BluePoint, el vehículo solar de un solo asiento del equipo, que fue pintado por el Socio de Plata Cromax, y que luce el logotipo de la marca de pintura.

El BluePoint tardó cuatro días, tres horas y 52 minutos en recorrer la distancia entre Darwin y Adelaida. Tras viajar a una velocidad media de 86,6 km/h, llegó a la línea de meta doce minutos por delante del subcampeón, el equipo de la Universidad de Tokai.

Agoria Solar

Cromax trabajó con el equipo belga para desarrollar el nuevo diseño del BluePoint, que comprendía un blanco liso y dos tonalidades de azul nuevas y desarrolladas especialmente para reproducir los colores corporativos del patrocinador principal: Agoria. El BluePoint, que se pintó en el Centro de Formación de Cromax en Mechelen (Bélgica), requería una pintura que aportase el mínimo peso posible al sustrato de fibra de carbono y que, además, cumpliese los objetivos de sostenibilidad del equipo. Igualmente importante era tener un sistema de pintado que pudiera soportar los fuertes vientos, las tormentas de arena y el calor extremo durante la carrera a lo largo de Australia. El sistema Ultra Performance Energy de Cromax fue la elección.

“Estamos encantados de apoyar a los estudiantes en su búsqueda de innovación y ayudarles a impulsar su productividad”, ha declarado Kevin Torfs, Brand Manager de Cromax para la región de Europa, Oriente Medio y África. “Trabajamos en estrecha colaboración con el equipo para asegurarnos que la aerodinámica del BluePoint fuera la óptima y que no se viera afectada por la aplicación de los adhesivos de los patrocinadores, que se colocaron bajo el barniz garantizando que el acabado proporcionase un excelente deslizamiento”.

Los coches solares que participaron en esta competición utilizan una potencia nominal de 5 kW hora de energía almacenada, mientras que el resto proviene del sol o recupera la energía cinética del vehículo. Según Torfs, “la competición es un gran ejemplo de sostenibilidad y ahorro energético, y en Cromax también nos esforzamos por conseguir estos objetivos”.