El progreso y la determinación caracterizan las tendencias mundiales de los colores para automóviles. Los colores de la colección BASF de tendencias de este año, titulada "Making Headway" (Avanzando con decisión), prevén esta visión positiva del futuro. "Con nuevas tecnologías, nuevos modelos y nuevos conceptos de movilidad, el horizonte nos presenta un cambio de valores. En este contexto, el verde, el color del crecimiento y del renacer, tiene un papel fundamental", explica Mark Gutjahr, BASF Design Director.

Los diseñadores de BASF, con Glasurit a la cabeza ya observaron esta tendencia de color en sus primeras etapas el año pasado, pero actualmente está ganando terreno. Tras más de una década de poco color en la que el negro, el plata, el blanco y, más recientemente, el marrón dejaron su marca en la carretera, el panorama automovilístico se está volviendo más colorido
El hecho de que la gama de verdes esté afianzando su posición en el futuro de los automóviles no procede de su lógica relación con la ecología y la imagen de una naturaleza impoluta. Los nuevos verdes que vestirán los vehículos en los próximos tres o cuatro años están dejando clara su intención de dejar atrás su imagen de ecología. "No estamos buscando respuestas a las preguntas sobre el cambio de valores de la sociedad hacia una visión romántica de "vuelta a la naturaleza", sino que estamos explorando soluciones y tecnologías inteligentes", continúa Gutjahr. En este contexto, el verde está asociado con nuevos valores, como la sencillez, la responsabilidad y la individualidad, así como con la armonía y el equilibrio, factores que están cobrando cada vez más importancia en la sociedad.
El entorno mundial está prestando cada vez más importancia a las cuestiones de la individualidad. El verde está marcando la tendencia hacia unos colores más atrevidos en la automoción y está reforzando el movimiento hacia una diferenciación más basada en el color. Por otra parte, en su investigación, el equipo mundial de diseño de BASF para Glasurit, ha detectado claras diferencias regionales. Aunque el verde está destacándose a nivel mundial, sus manifestaciones en las regiones de Asia-Pacífico, Norteamérica y Europa son muy variadas. En Europa, el lenguaje del diseño se caracteriza por la sobriedad y la calidad, lo que se traduce en una gama de colores equilibrados y detallados, sin dejar de ser llamativos. El verde oscuro y los esmeraldas presentan estructuras muy complejas y efectos moderadamente usados. Los verdes más ricos se refinan con reflejos dorados. Mientras Europa está inmersa en una búsqueda de nuevos valores, en Asia la naturaleza, la relajación y la armonía influyen con fuerza en esta gama de colores. En Asia se prevé que los colores usados en los automóviles serán sutiles pero polifacéticos. Por ejemplo, los colores pastel vibrantes sirven para compensar el gris de las grandes ciudades. La amplitud del abanico de colores de tendencia queda claramente demostrada por la gama de colores de Norteamérica. La claridad y la franqueza son características de los colores que se suelen usar allí. Además, la gama verdes-amarillos está adquiriendo cada vez más popularidad, con colores como el "limón".
La amplia variedad de los nuevos verdes también demuestra claramente que ahora hay más flexibilidad en los colores de los automóviles. Las nuevas categorías de efectos y temas, como las pinturas mate y con tacto, harán que esto sea incluso más factible en el futuro. Al mismo tiempo, también plantearán nuevos requisitos, tanto en el campo de la tecnología como del diseño. Gutjahr reconoce la oportunidad que supone esta complejidad.