Las transferencias de turismos y todoterrenos usados crecieron un 6% en el primer semestre del año respecto a las cifras alcanzadas en el mismo periodo de 2017, hasta situarse en las 990.899 unidades, según datos de la consultora MSI para Faconauto. En junio, las ventas crecieron un 0,6%, hasta alcanzar 166.728 unidades. Con este dato, la previsión para el cierre de año se mantiene en algo más de dos millones de ventas, lo que representaría un crecimiento del 5%.

Este comportamiento “alcista” del mercado entre enero y junio se debe, según Faconauto, al buen momento que atraviesan las transferencias de modelos de hasta cinco años, con los de cero a tres años creciendo un 15% y los de tres a cinco un 18%. Los usados de esta franja de edad siguen tirando del mercado, suponiendo ya más del 25% de todas las transferencias. Además, se están viendo favorecidos por la llegada al mercado de unidades automatriculadas por parte de los concesionarios.

Por su parte, los vehículos de ocasión que van de seis a diez años vieron caer sus ventas un 13,9%, mientras que los de más de diez experimentaron un crecimiento del 7,7% en el primer semestre. Los concesionarios vuelven a ser los protagonistas de este mercado convirtiéndose en el canal que crece con más fuerza, al incrementarse sus ventas un 20%, muy por encima del resto de canales de comercialización.

“El mercado de ocasión en nuestro país refleja que los protagonistas son los vehículos de menos de cinco años, tendencia que debería prevalecer frente a los usados antiguos, como en otros países de nuestro entorno. Esto coincide, además, con la creciente importancia que están alcanzando los concesionarios, responsables principales de la comercialización de los modelos de hasta cinco años, permitiendo mejorar la calidad del mercado de ocasión”, afirma Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto.

Pese a esto, Morales señala que “resulta indispensable sacar lo antes posible del circuito los coches de más de diez años para poder hablar con contundencia de un mercado saneado y conseguir equipararnos con los principales países europeos. Este escenario sólo podrá producirse si las matriculaciones de vehículos nuevos crecen a un ritmo mayor”.