Liqui Moly, especialista alemán en aceites de motor y aditivos, invierte millones de euros para publicidad en eventos deportivos de invierno. “Nuestra marca entra así en las salas de estar de todo el mundo, incluso en aquellas donde hasta ahora no se conocía Liqui Moly”, afirma su director gerente, Ernst Prost.

Uno de los momentos más esperados es el Torneo de los Cuatro Trampolines, que se celebrará a finales de año aunque sin público, por primera vez en 68 años, a causa de la pandemia. “Es una pena enorme pero la competición se retransmitirá”, señala Prost, por lo que la presencia mediática se torna todavía más importante para la empresa. Al igual que en las dos ediciones anteriores, Liqui Moly es el patrocinador principal del torneo. El logotipo de la empresa estará en infinidad de ubicaciones de los eventos celebrados en Oberstdorf, Garmisch-Partenkirchen, Innsbruck y Bischofshofen: en los carteles publicitarios, en la zona de calentamiento, en la salida y en los paneles para la prensa. Durante la jornada final de saltos en Bischofshofen, Liqui Moly estará también en los petos, así como en el panel para entrevistas y en el del podio.

Además del Torneo de los Cuatro Trampolines, la marca también abarca la Copa del Mundo de Esquí Alpino, la Copa del Mundo de Combinada nórdica, la Copa del Mundo de Salto de Esquí, el Campeonato del Mundo de Esquí Nórdico, la Copa del Mundo de Bobsleigh y el Campeonato del Mundo de Hockey Hielo, todas ellas competiciones de la FIS. De esta forma, Liqui Moly tendrá presencia ininterrumpida hasta entrado el mes de mayo.

“Competiciones en el formato conocido no volverán este año y seguramente tampoco en 2021 por culpa de la pandemia”, afirma convencido Ernst Prost. Los eventos en instalaciones deportivas cerradas son mucho más difíciles de realizar que al aire libre. Así, se han cancelado ya este año el Campeonato Mundial de Hockey Hielo y la Champions Hockey League, en los que la marca hubiera sido socio publicitario. Para el Campeonato del Mundo de 2021 también hay un contrato en vigor, pero aún está por ver si los 'pucks' se verán sobre el hielo para la Copa del Mundo. A pesar del Covid-19, el fabricante cumplirá todos sus acuerdos de patrocinio.

“Somos socios en lo bueno y en lo malo. Además, consideramos que la crisis es una oportunidad. Por este motivo, desde abril hemos ampliado notablemente nuestras medidas de marketing, lejos de ponernos a la defensiva, hemos abierto una ofensiva”, explica el gerente. Ahora se está trabajando más y se está contratando a más trabajadores, alcanzando los 101 hasta principios de diciembre. “Es como en el deporte. Cuando el rival se muestra débil, hay que aprovecharlo para beneficio propio. Y eso es exactamente lo que hacemos”. En el mercado ibérico, actualmente se está llevando a cabo una campaña televisiva que sitúa a Liqui Moly de forma masiva entre los consumidores.

Liqui Moly considera el deporte de invierno un componente crucial de su marketing y que complementa perfectamente su compromiso con el deporte del motor. Con ello, la visibilidad de la marca se mantiene, también cuando la temporada de automovilismo ha acabado. Según Ernst Prost, “hasta la fecha, siempre hemos alcanzado muy buenas audiencias en televisión para nuestros compromisos con el deporte de invierno”. Además, el director gerente destaca la importancia que adquiere el alcance mediático para Liqui Moly. “Nuestros productos están disponibles en más de 150 países. Allí, los eventos locales pueden ayudarnos a reforzar la notoriedad de la marca, pero solo hasta cierto punto. El efecto es mucho mayor y captamos mucha más atención cuando los eventos se transmiten a todo el mundo. Para despejar la nieve de carreteras largas y anchas no se va con una pala, sino con una quitanieves”.

El fabricante siempre está al tanto de dónde se van a celebrar los eventos del deporte de invierno. En Francia, la empresa ha fundado recientemente su propia filial, mientras que en Italia este paso se ha dado un poco antes. El mercado norteamericano se beneficia de las competiciones que se celebran en Lake Louise, Canadá. La filial estadounidense, que también se encarga las ventas en Canadá, se está desarrollando de manera significativa y cuenta con potencial suficiente para desbancar a Rusia de su posición de mayor mercado de exportación. Por su parte, Dinamarca, Noruega, Finlandia y Suecia son países aficionados al deporte de invierno. En el mercado ibérico, los deportes de invierno también tienen una cobertura televisiva continua, a través de Eurosport, asegurando una amplia visibilidad y cada vez más aficionados a este tipo de deportes.

El enorme esfuerzo financiero no es un objetivo en sí mismo, sino que sirve de apoyo a los socios de los diferentes países y regiones, concluye director gerente. “Si estimulamos las ventas porque muchos aficionados al deporte de invierno también acaban conociendo Liqui Moly, lo habremos hecho todo bien”.